Edición Entretenimiento

AGUAS CON LAS PROBADITAS

Quiiuuubo, quiuubo, quiubo!, ¿cómo están mis tuerkitas cromaditas y esos tornillitos oxidaditos (nomas pa’que rime, eh!), bien y de güenas?,  sale vale!

Y ‘ora con su permiso (y sin él también) déjenme les echo un rapidín, ah!, pero eso sí, muy bueno y con todo respeto para las damitas… (y a petición de quienes se quejaron de que últimamente se los echo muuuy largo… el chistorete); ai’ ta’:

Resulta que tras examinar exteriormente a la señora, el alto y galanazo médico le dice:

-•- Pues su corazón está bien, su pulso y su presión están bien -y dándose vuelta hacia el anaquel agrega:- Ahora déjeme ver esa cosita que a ustedes las mujeres siempre las mete en problemas.

Y la mujer -zuuum!- de volada se saca el vestido, avienta los zapatos por allá, se quita la ropa interior, se monta en la camilla, abre la piernas y cuando el doctor se voltea, al verla exclama:

-•- Nooo!, no, no, póngase su ropa nuevamente… ¡yo sólo quiero examinarle la lengua!

je, je, je,….. vieja libidinosa!

Pero güeno, a lo que te truje Chencha…  No están ustedes pa’ saberlo ni yo pa’ contárselos pero fíjensenn que hoy ando bien energético; ahh!, pero eso sí, traigo energía de la buena, o sea naturalita, porque no necesito de porquerías pa’ estar alegre y dicharachero, y menos para escribir _indejadas, (esas me salen solitas, solitas ¿verda’?). Y por si no me la han agarrado… la ‘onda claro!, sigan leyendo y luego van entender de qué estoy hablando.

Pero empecemos por el principio, como debe ser.

Como ustedes saben, la próxima semana se celebra o festeja el Día de San Valentín, del Amor y la Amistad, del Cariño o como quieran ustedes llamarle, y la mayoría de nosotros (menos los muy amargados o tacaños) ya empezamos a partirle la maraca al poco dinero que los comerciantes nos dejaron en diciembre, si es que nos quedó algo o le cargamos hasta el tope a las tarjetas de crédito, todo sea para demostrarle a la novia(o), amiguita(o), esposa(o) o a aquellita (¿?) lo mucho que dizque le amamos, la apreciamos o de plano que la deseamos.

Y aunque mucho se dice que el cariño, el amor o el afecto no se debe comprar,  pero eso son palabras bonitas, pero la neta es que nos vale grillo a la mayoría -¿a poco no?- y nos gastamos nuestros dolaritos queriendo quedar bien.  Pero bueno, cada uno hace con su dinero lo que quiere.dirty_old_man_cupid

Pero como ustedes también saben, el Día de San Valentín, o más bien, el fin de semana más cercano a ese día, los night club o antros y salones de baile se ponen hasta el full y es que muchas parejitas po’s se van a bailar y a celebrar.

Y claro que eso no tiene nada de malo; yo no tengo nada contra ello y menos si tú, mi querido leitor o leitora, po’s ya no te cueces al primer hervor y en consecuencia ya sabes lo que haces, o dizque sabes lo que haces.

Por eso quiero recomendar, a quien tenga hijos, hermanos o parientes en ‘edad de merecer’ (chavalillos, pues) es que se pongan bien ojo de chícharo y primero traten de enterarse con quién van y a dónde, y lo segundo, les recomienden, les exijan, les pidan de favor que no acepten ‘‘probaditas” de nada ni de nadie, ni de amigos siquiera.

Y es que no sé si ustedes sepan, pero en muchos lugares de diversión nocturna, sobre todo donde hay muchos jóvenes, merodean unos güeyes que les dicen “iniciadores”.

Y esos tipos y tipas, porque también las hay, promueven su producto (entiéndase droga) seleccionan preferentemente a gente muy joven y lo hacen en los sanitarios ofreciendo gratis “sólo una probadita” dizque pa’ que se alegren en grande, pa’que estén energéticos y sigan la fiesta… A eso me refería al principio de este dizque artículo.

No vayan a pensar que ya estoy chochando, bueno a lo mejor sí!, pero como sea, háganle caso a este viejo pelón y alerten a sus morritos/as, que no se arriesguen y no acepten ni ‘una probadita’, de nada ni de nadie, ni siquiera de sus dizque amigos porque acuérdensenn que según se cuenta, hace miles de años, un señor llamado Adán, por curiosidad le dio ‘una probadita’ a una manzanita…  y ándale ‘ora tenemos que chambiar pa’ poder tragar.

digo_chones

Así que, el próximo Día del Amor (o de San Valentón, pues), disfruten y diviértanse como mejor les plazca, y si ‘de casualidad’ sus retoños les piden permiso pa’ ir de antro, (ya ven, que ahora no piden permiso, si acaso avisan) po’s no esta de más alertarlos de lo peligrosa que puede ser ‘una probadita’, de cualquier cosa, ya que eso será la causa de su perdición…

Y cambiando tantito de tema, oigan, ¿ustedes no saben como pa’cuándo surte efecto eso del calzón amarillo?… digo, porque ya se acabó enero y yo  sigo esperando la abundancia… Nooo!, y eso del calzón rojo, pos mejor ni les cuento.

 

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *