Edición Noticias Salud

Albert Einstein y su teoría de la felicidad

Su genialidad no tuvo límites, dejó muchas y muy importantes aportaciones el físico de origen alemán Albert Einstein (1879-1955), pero no solo al mundo de la ciencia, aparte de su teoría de la relatividad el genio nos dejó otra enseñanza, que bien pudiera ser catalogada como “La teoría de la felicidad” y que tras 95 años sale a la luz pública, dejándonos una gran enseñanza de vida para todo público, ya que no se necesita ser científico para entender su significado.

Corría el año de 1922 y el físico famoso por su teoría de la relatividad, se encontraba de gira por Japón, ofreciendo conferencias.

En uno de esos días un mensajero japonés llegó al Hotel Imperial de Tokio para darle un recado a Einstein… Y sucedió que, o el mensajero se negó a aceptar una propina, pudiera ser porque en las costumbres locales aquello no era permitido, o porque el físico no tenía dinero suelto en aquel momento para darle, pero, en cualquier caso, Einstein no quiso que el hombre se fuera con las manos vacías, así que le escribió dos notas a mano en alemán.

Estas fueron las notas

“Quizás, si tienes suerte, estas notas acaben siendo mucho más valiosas que una simple propina”, le dijo Einstein al empleado del hotel. Así lo aseguró un familiar del mensajero, que se desempeña como vendedor en Hamburgo (Alemania).

Una de las notas, escrita en un folio con el membrete del Hotel Imperial de Tokio, dice textualmente:

“Una vida sencilla y tranquila aporta más alegría, que la búsqueda del éxito en un desasosiego constante”.

La otra, en una hoja de papel, dice simplemente: “donde hay un deseo, hay un camino”.

‘Resulta imposible saber si las notas eran una reflexión del físico acerca de su propia fama’, dijo Roni Grosz, el archivista a cargo de la mayor colección de objetos y textos de Einstein en el mundo, en Hebrew Museum de Jerusalén.

Aunque las notas, hasta el momento desconocidas por los investigadores, carecen de valor científico, podrían arrojar algo de luz sobre los pensamientos íntimos del físico, cuyo nombre se convirtió en sinónimo de genio, según Grosz.

Por cierto, se desconoce si aquel mensajero llegó lejos en la vida aplicando la teoría del genio.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *