Edición Familia Finanzas

Economía familiar: Un trabajo en equipo

family-chalkboard-budget

   Contrario a lo que muchos puedan pensar, los buenos hábitos financieros, no deben empezar cuando se tiene el primer ingreso, sino que deben comenzar a fomentarse desde temprana edad, ya que de esta manera los niños podrán acostumbrarse a manejar su dinero adecuadamente. 

Como es sabido, muchos padres de familia han tenido prácticamente que ‘sacarse de la manga’ estrategias para mantener a flote el estilo de vida en casa.

En tanto que, para quienes se encuentran desempleados, este proceso resulta más difícil e incluso a veces imposible. Sin embargo, sea que la situación esté más o menos holgada o que esté ‘‘apretada’’ en lo que se refiere a la economía familiar, dependiendo de las edades y capacidades de los hijos, éstos también deberían formar parte de esa responsabilidad; para garantizar mejor equilibrio en casa, a la vez que se les da una buena enseñanza sobre cómo manejar el dinero.
  Generalmente, los padres exentan a los hijos de los asuntos monetarios por la edad, la inexperiencia, la falta de confianza, etc. Sin embargo, es muy importante hacerlos partícipes en cómo circula el dinero dentro de casa…  Y para empezar, se deben sentar a platicar todos los miembros de la familia y hacerles saber la situación, pues recuerde, la clave es…  La Comunicación
  Pero si bien, los hijos deben formar parte de ‘‘cómo’’ manejar la economía familiar, sobre todo en lo que a sobregastos o compras superfluas se refiere, no debe perderse de vista que el manejo del dinero debe ser una tarea conjunta y entre los dos cónyuges, como equipo que son. Y es conveniente estar muy unidos en los momentos de escasez material, apoyarse mutuamente y ser positivos para lograr superar la adversidad.
      Relación del cónyuge con el dinero
  Es primordial identificar el tipo de relación que tienen los cónyuges con el dinero, es decir, hay unos ahorradores, otros gastalones, otros arriesgados, otros conservadores. Una vez se tenga claro este perfil y partiendo de esa base, la pareja debe poder  llegar a un acuerdo equitativo.
  Gastador /-/ Ahorrativo: uno compra espontánea e impulsivamente; el otro todo lo presupuesta y se resiste a comprar algo no planeado.
  Preocupado /-/ Negador: uno habla mucho de dinero y se obsesiona con el tema; el otro odia lidiar con cuestiones de dinero. Uno piensa que todo lo referente al dinero es sucio y para el otro, su autoestima depende de lo que tiene ahorrado.
 Arriesgado /-/ Poco arriesgado: uno quiere sólo inversiones seguras y no tolera el riesgo; el otro ama la aventura. Uno quiere tener todas las cuentas juntas, el otro todo separado.

            PARA EVITAR PROBLEMAS
   Presentamos a continuación, algunas recomendaciones para evitar que el dinero genere conflictos en el matrimonio:
  Diálogo previo: es conveniente no llegar al matrimonio con deudas y sí con una idea clara sobre cómo van a manejar el tema del dinero.
  Fijar metas como familia: involucrar a todos los miembros es compartir responsabilidades. Según estadísticas, más del 67% de las parejas de recién casados dice haber tenido las peores discusiones el primer año en torno al manejo del dinero.
  Discutan las compras: la adquisición de artículos grandes, formas de pago y los montos para ahorrar, deben ser el resultado de un consenso.
  Compartan su visión del dinero: compartan el valor del dinero y expresen claramente qué sentido tiene para ustedes y cómo los educaron sus padres. Esto les ayudará a entender que ahorrar puede ayudarles a lograr sus metas.
  Sinceridad: no olviden que las pequeñas cosas se agigantan cuando falta sinceridad.
  Un presupuesto: ambos deben respetar aquello que les ayudará a cubrir todos los gastos que puedan existir mes a mes. No tenerlo lleva a uno de los dos a justificar sus compras, discutir y entonar frases destructivas como: “en mi casa nadie me controlaba”.
  Control sobre el presupuesto: ambos deben aportar soluciones, acordar posibles objetivos y determinar la forma en que pueden conseguirlos, pero uno de los dos debe ser el líder.
  Evitar los comentarios negativos: Cuando todo se maneja en son de paz, las acusaciones y amenazas se quedan en la banca. Así es más fácil recibir un comentario como una sugerencia y no como un ataque.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *