Edición Estilo de Vida Familia Finanzas

El desperdicio de alimentos es tan malo como… ¡Tirar dinero a la basura!

Seguramente alguna vez te ha pasado que quieres poner leche en el café y al ver la fecha , vez que ha pasado…  Y por eso tiramos la leche a la basura sin pensarlo, pero a lo mejor, esa no era la intención. 

Según algunas estimaciones, es posible que hasta el 91% de consumidores malinterpreten las fechas en las etiquetas de los alimentos.  Pero el malentendido y el no planear bien las comidas contribuyen a un problema más grande, ya que se estima que entre el 30 y 40 % del suministro de alimentos de los EEUU termina en la basura o en un montón de compost. 

Los beneficios de reducir el desperdicio de alimentos son muchos.  Vas a ahorrar dinero, y eso puede ser razón más que suficiente, por eso empieza por no preparar comida en grandes cantidades que por experiencia sabes que no se consumirá toda. Tampoco abran botes, envases o latas de comida solo para probar o agarrar un poquito y luego la dejen por ahí, la metan al refrigerador o vaya al bote de los desperdicios… Eso es botar dinero la basura!

Otro aspecto importante es la gran cantidad de  productos perecederos que se tiran a la basura. Por eso a continuación te damos algunos consejos para mantener las frutas y verduras frescas por más tiempo.  Independientemente de la fecha, el almacenamiento adecuado de alimentos puede afectar la longevidad.

  • No laves los alimentos sino hasta que los vayas a cocinar o comer. Si no, la humedad puede estimular el crecimiento de bacterias.
  • Almacena estratégicamente los alimentos [en tu refrigerador]. Por ejemplo guarda la comida no perecedera en la puerta, carne cerca del fondo atrás [o en el cajón para carne si hay uno], las verduras en el cajón para verduras y los productos lácteos o bebidas arriba.
  • En general, debes mantener las verduras y frutas lejos el uno del otro porque muchas de las frutas producen el gas etileno y éste podría causar que las verduras se estropeen más rápidamente. También hay verduras que producen este gas y otras frutas que son sensibles a él.
  • Puedes salvar las verduras de la basura ya sea asándolas, haciendo sopas o usándolas en un guiso o estofado. Se pueden rallar las zanahorias, papas y otras verduras de raíz (incluyendo las calabacitas) para freírlas y hacer ‘fritters’. Podrías hornear las frutas en panes, añadirlas en batidos o congelarlas para más tarde. Al final, el objetivo es usar todo lo que compres. 

En Resumen:  El desperdicio de alimentos puede costarte dinero, dañar al medio ambiente y en algunos casos, puede ser completamente innecesario.  Aprender la manera correcta de interpretar las etiquetas de los alimentos  y examinar cómo se ven y su olor antes de tirar algo a la basura podrían ayudar.  Para ayudar aún más, tómate el tiempo de preparar antes de comprar, tener un plan de cómo vas a utilizar los alimentos y tener un plan de reserva que puedas usar al último momento.  Al final, tomar el tiempo extra para evaluar la condición verdadera de los alimentos puede ahorrarte dinero. 

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *