Edición Salud

El precio del éxito

Muchas personas se preguntan por qué hay sólo algunos individuos que triunfan en la vida, y por qué otros muchos se quedan estancados o inclusive fracasan.

La diferencia, obviamente, no radica en la capacidad mental, puesto que muchas personas altamente inteligentes fracasan, mientras que otras de mediana inteligencia logran grandes éxitos.

Y aunque pudiera haber muchas teorías de por qué sucede esto, la respuesta más sencilla, pero real es que algunas personas triunfan porque gustosamente pagan el precio del éxito, mientras otras, aunque aparentemente son dinámicas y tienen ambiciones, pero en realidad no están dispuestas a hacer el mismo esfuerzo.

¿Cuál es el precio?

Concentrar todos los esfuerzos en la resolución del problema que se pretende resolver, analizar el problema desde todos los ángulos y desarrollar planes eficaces. Eso por supuesto requiere de sacrificios.

También el precio del éxito es tener gran determinación para conquistar lo que se pretende lograr, no sólo en situaciones favorables, sino también bajo condiciones adversas. Piense que para lograr algo valioso primeramente debe vencer todos los obstáculos que se presenten.

Rehusar creer que existen circunstancias lo suficientemente adversas para hacerle desistir de sus propósitos o para creer que le harán fracasar en sus esfuerzos para lograr el éxito.

¿Difícil? ¡Por supuesto que sí! Tal es el porqué tantas personas ni siquiera intentan lograr el éxito. En su lugar se conforman con la mediocridad y continúan su rumbo por senderos que no les conducen a ninguna parte. Nunca se ha conseguido nada valioso sin esfuerzos constantes, sin vencer contratiempos y sin arduo trabajo.

Ese es el precio que debe usted pagar para lograr el éxito.

Por consiguiente, todos debemos preguntarnos: ¿Estoy dispuesto a soportar la carga de este esfuerzo a cambio de las comodidades, y de las recompensas, y de la gloria que acompaña al éxito? ¿O debo optar por llevar una vida mediocre?

¿Estoy dispuesto a pagar el precio del éxito?.

Un último consejo, No lo deje para mañana: comience hoy mismo a pagar el precio de su éxito.

— Antonio de la Torre

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *