Estilo de Vida

La Balanza de la Confianza

La balanza de la confianza funciona con toda la gente que conocemos. Tenemos una balanza creada e interna para cada persona y ellos pondrán, de acuerdo a sus acciones, más peso en un platillo o en el otro. Pesará el platillo de cosas positivas más que el de cosas negativas o viceversa, de acuerdo a las acciones que ellos tendrán con nosotros, pero también los comportamientos personales con terceros que ellos tengan pondrán peso en un platillo o en el otro. No solamente mediremos las acciones que ten drán con nosotros sino las que vemos que tienen con todo lo que las rodean. Todos nosotros somos ejemplos de todos nosotros y lo que hacemos con los otros también es visto y medido por la gente que nos conoce o que nos ve.

Tenga en cuenta su consideración y su atrevimiento. Combine ambos sentimientos llevándolos lo más alto posible. Considere siempre lo que le está diciendo a la otra persona y sea valiente para decir todo. Esto es lo más difícil de hacer. ¿Cómo se pueden decir las verdades cuando son duras de decir y no herir a la persona que quizás a la vez estamos queriendo? ¿Cómo puedo presentar un problema o un reproche sin sentir vergüenza? ¿Cómo se puede conseguir la madurez suficiente para consi – derar a la otra persona y decirle todo lo que se le debe decir? Si esto ocurre lograremos que nos tengan un respeto porque sabrán que lo que dice siempre sale de su corazón y siempre trata de mostrar la verdad aunque sea difícil. ¿Qué más confianza se le puede tener a una persona que anda por la vida diciendo la verdad?
También genera más confianza una persona que sabe manejar el tiempo que hay entre el estímulo y la reacción. Cuando hay que decidir cosas diarias, cuando se hacen negocios, cuando se contestan temas importantes, cuando se deciden temas familiares, ¿Cuántas veces le dijo a alguien que requería una respuesta inmediata? ¿Me lo deja pensar un día? ¿Me daría la oportunidad de pensar el tema y mañana le respondo? Quizás pocas veces… porque no consideró que usted tiene el derecho de tomarse ese tiempo. El tomarse el tiempo para pensar y decidir es quedarse después tranquilo que lo que haya elegido, aunque se haya equivocado, fue una elección verdadera y no apurada. ¿No siente que cada vez que se enoja pierde el control? ¿Qué pasaría si, ante una situación en la que reacciona siempre de una manera determinada, eligiera reaccionar de otra? ¿Se anima a probarlo? Encontrará en alguien que tiene la madurez para decir las cosas y se toma tiempo para decirlas a una persona que trabajó mucho en su propia persona. Pero este trabajo no se hace de un día para otro. Por eso, cuando se logra, la sensación de control, seguridad y libertad hacen de esa persona una persona exitosa y plena.

Si lo desea puede contactar a Jorge Rabaso a través de su email: rabaso@rabasoeducation.com, puede visitar la página: www.las12llaves.com o ver sus vídeos aquí: Video 12 llaves

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *