Comunidad Edición Noticias Politíca

LA TORMENTA DE TRUMP: STORMY DANIELS

La semana pasada allanaron la casa, el bufete de abogados y el hotel donde a menudo se hospeda Michael Cohen, abogado privado de Donald Trump.  Fue un hecho sorpresivo.  La mayoría de la gente no tuvo idea de lo que se gestaba detrás del escritorio de Robert Mueller, fiscal especial de la investigación del sabotaje de Rusia contra el sistema electoral del país.

Aparentemente, los agentes del FBI no sólo estaban detrás de documentos probatorios sobre el caso de Stormy Daniel, la actriz de películas pornográficas y quién argumenta que tuvo romances sexuales con Donald Trump.

Michel Cohen supuestamente pagó a Daniels la suma de 130.000 dólares, de su bolsillo, para que no divulgue una sola palabra de su aventura sexual con Trump.

Según los testimonios de Cohen, su acuerdo legal con Daniel no estuvo consentido o autorizado por su jefe (Trump), es más, ni siquiera sabía, dice el abogado. Pero el documento firmado por las dos partes tiene validez jurídica.  Ésta es una versión claramente fabricada y no tiene credibilidad con las mayorías estadounidenses.

Horas después del allanamiento, Trump se presentó ante los medios de comunicación. Las cámaras lo mostraron con un semblante enojado, su cabello se mostraba enmarañado y lucía más anaranjado que en otras oportunidades.

Nuevamente negó cualquier involucramiento con el sabotaje de Rusia. Pero no habló ni una palabra de su romance sexual con Stormy Daniel, aunque sí se quejó de la parcialidad del FBI. “Es una cacería de brujas”, subrayó.

La preocupación de Trump tiene sentido.  Cuando los agentes federales allanaron los recintos privados de su abogado, se llevaron computadoras, teléfonos celulares, documentos personales y una cantidad de elementos probatorios que no sólo pudiera ser material utilizable en el caso Stormy Daniels sino también en el sabotaje ruso.

tormenta-trump-stormy-daniels-fbi

La corte exige un serio criterio razonable para que un juez pueda otorgar una orden de allanamiento a un agente de la policía o del FBI.  Inicialmente, Mueller tuvo que haber consultado con la división penal del Departamento de Justicia en Washington y luego comprobar que existe causa probable para lograr la autorización de un juez federal.

Por otra parte, es sabido de todos que lograr una orden de allanamiento de la propiedad de un abogado es más difícil que cualquier otro caso. Por eso es de asumir que Mueller tuvo que haber demostrado que el cliente de Cohen –en este caso Donald Trump— debió haber contratado sus servicios para cometer un delito contra un tercero o realizar un fraude al Estado.

No vamos a descubrir el hilo negro si decimos que Donald Trump es el político más corrupto que ha pisado la Casa Blanca; sin embargo este allanamiento hace constar que Trump cometió un delito grave.  Stormy Daniels, la actriz de videos pornográficos, es una verdadera tormenta para Trump.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com

 

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *