Comunidad Edición Familia Noticias Salud

Los Bullies…

Comencemos por saber, ¿Qué es el bullying?  Palabra que se ha puesto de moda recientemente, que significa maltrato físico y/o psicológico deliberado y constante que recibe un niño por parte de otro u otros que se comportan con él de forma cruel con el objetivo de someterlo y asustarlo. 

Implica una repetición continuada de las burlas, o de las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima. 

Existen diferentes tipos de bullying:

  • El bullying físico, donde existen empujones, patadas, agresiones con objetos.
  • El bullying verbal, donde existen insultos, apodos, menosprecios en público, el recalcar o resaltar defectos físicos.
  • El bullying psicológico, donde tratan de destruir la autoestima del niño, fomentando una sensación de temor.
  • El bullying social, donde se pretende aislar al niño del resto de grupo o de compañeros.

¿Quiénes son estos bullies?  Generalmente son niños que se sienten menos, no por naturaleza, sino porque en sus casas, les han hecho sentirse menos.  Típicamente han visto en casa el ejemplo de la violencia, como la mejor forma de resolver problemas. 

Un niño inseguro y con baja autoestima se siente sin control.  Está acostumbrado a regaños y a críticas, al igual que a decisiones tomadas sobre él o sobre ella y sin ser partícipes de tales decisiones. 

Al encontrar a otros niños  que se ven más débiles que ellos, el bullie busca recuperar el poder perdido, el control perdido, la autoestima perdida, por medio del controlar a otro niño.  El bullie se siente grande cuando sabe que le temen, que puede causar miedo, dolor, llanto y tristeza en otros.  El bullie es básicamente un niño inseguro y miedoso que no sabe cómo sentirse bien consigo mismo, y lo trata de lograr controlando las emociones de los demás.

Estas son las señales que pueden indicar que tu hijo está siendo víctima del acoso escolar o bullying:

  • Cambios en el comportamiento del niño
  • Cambios de humor (tristeza, llanto o irritabilidad)
  • Pesadillas
  • Cambios en el sueño o apetito
  • Dolores físicos (cabeza, estómago, vómitos)
  • El perder frecuentemente sus pertenencias personales, o encontrarlas dañadas
  • Muestras de golpes en su cuerpo
  • Dan explicaciones que no tienen sentido
  • Se aíslan y tienen falta de relación con compañeros
  • Se niega a ir a la escuela.

Si notas que tu hijo está experimentando algunas o muchas de estas señales, habla con él o ella sin amenazar y sin asustar.  Habla con sus  maestros, y pide que se le supervise a la hora de recreo y almuerzo, para ver que está sucediendo. 

Si se determina que está siendo acosado, pide al director una junta con el niño que lo está acosando y sus padres.  Si no para, pide el cambio de ese niño de la escuela.  Si en la escuela no ayudan, habla con el superintendente regional del distrito escolar, y si este aún no ayuda o te soluciona el problema, habla con el superintendente del distrito.  Si este tampoco ayuda, habla con tu concejal y eventualmente con los medios de comunicación. 

Sea lo que sea, tienes que asegurarte que tu hijo esté bien y fuera de peligro. 

Las consecuencias de este tipo de acoso son terribles y muy peligrosas.  Ningún niño se merece tener que vivir con miedos, ni con riesgos.  Es tu responsabilidad protegerlo y darle la mejor vida.

  Para más información puedes visitar mi Facebook oficial Facebook.com/DoctorEduardoLopezNavarro/

 

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *