Edición Familia Salud

Los niños se benefician al pasar más tiempo al aire libre en su desarollo y aprendizaje

Terminar con las rodillas manchadas de verde por el pasto y la camiseta y pantalones rotos después de treparse a un árbol, saltar de charco en charco, salir a buscar ranas y volver a la casa con la cara y las manos sucias. Era lo que sucedía cuando nosotros éramos pequeños, pero actualmente los niños no viven esas cosas por estar pegados a la televisión, tabletas, video juegos, y hasta nuestros teléfonos. Es el momento de fomentar nuevamente que los niños jueguen al aire libre.

  Un estudio se llevó a cabo sobre un total de 12.000 padres de niños entre los 5 y los 12 años, en diez países. Y demostró que los niños de hoy están al aire libre la mitad del tiempo que sus padres cuando tenían la misma edad. El 78 por ciento reconoció que a menudo sus hijos se niegan a jugar sin que haya tecnología de por medio.

   Según el mismo documento, aunque los pequeños casi no están en contacto con la naturaleza, sí se interesan por ella. El 75 por ciento de los entrevistados dijo estar orgulloso de que sus hijos supieran sobre ella. Y creen que los niños pueden tener una influencia positiva sobre ellos a la hora de hacer cambios en favor del planeta.

   Pero a pesar del entusiasmo por la naturaleza, el 45 por ciento de los niños dice aprender más sobre animales y plantas con la televisión que por la interacción con la vida real. Otro dato: el 84 por ciento de las madres piensa que es responsabilidad de las escuelas educar a sus hijos sobre el medioambiente. El divorcio entre la naturaleza y la infancia se ha incrementado tanto en los últimos años, que se asocia a los problemas que atacan la salud física y mental, la creatividad e incluso la capacidad de socializar de los niños por no pasar suficiente tiempo al aire libre.

  De acuerdo con un estudio de la Universidad de California, que investiga la relación entre pausas activas y comportamientos en el aula, las actividades físicas estimulan la formación de vasos sanguíneos cerebrales para sustentar las neuronas. Además, señala la investigación, a los niños que se mantienen activos les va mejor en las evaluaciones.

   Tres planes para hacer en familia y pueden beneficiar notablemente a los niños es:
 Deportes al aire libre: trepar árboles en compañía de los padres es una actividad ‘mágica’ porque le permite al niño conocer un mundo que usualmente se ignora: el de los árboles, donde se encuentran insectos, nidos y aves.

   Casa en el árbol: usar materiales como cajas de cartón es la mejor opción. Con ellos se puede estructurar una gran casa, naves espaciales o barcos, y llevarlos al parque o a algún lugar cercano.
 Saltar sobre charcos: los días de lluvia no son excusa para dejar de salir de la casa. Con un buen impermeable y unas botas de goma, se puede dejar que los niños salgan y brinquen de charco en charco, se unten de barro, se acuesten, se ensucien. Por supuesto, en casa debe esperarlos un baño de agua tibia, una toalla y una bebida caliente.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *