Edición Noticias Salud

PARA DOLOR DE HUESOS

Es común que la gente, en especial los de edad avanzada, sientan que tienen “dolor de huesos”. Lo cierto es que este tipo de dolor puede ser debido a la artritis, las lesiones mal curadas y el desgaste natural de las articulaciones. En cualquier caso, el problema se puede controlar de tres modos complementarios.

Por un lado se trata de nutrir al cuerpo para que tenga lo necesario para mejorar o mantener las células durante la reproducción celular. También es bueno desinflamar para que los tejidos no estén maltratándose y causando dolor. Por último, hay que aumentar el flujo sanguíneo para que los nutrientes lleguen en mayor cantidad al sitio donde se necesitan y para que se restablezcan los tejidos.

Para fortalecer los huesos y las articulaciones hay mucho que se puede lograr con la dieta. Evitar por un lado los alimentos ricos en grasa y los refrescos con gas ayuda porque provocan pérdida de calcio. Del otro lado, alimentos ricos en calcio y en magnesio son recomendables porque nutren las estructuras óseas y los cartílagos. Se recomienda el té verde, el apio, el kiwi, el durazno y la leche de almendras. Son buenas las lentejas, los garbanzos, el salmón y las sardinas.

Un tratamiento a seguir es un jugo de nopal con naranja. Hierva agua y meta el nopal hasta que se aguade. Deje enfriar. Mezcle luego en la batidora con el jugo de dos naranjas y beba la mezcla una vez al día, de preferencia por las mañanas. Sentirá los efectos luego de algunas semanas.

Para desinflamar se pueden usar remedios tópicos, es decir, aplicados sobre la articulación o hueso que presenta el dolor. Por las noches, antes de acostarse y cuando ya no saldrá de casa, puede usted aplicar un aceite de eucalipto mezclado con alcanfor y mentol. Sirve igual cualquier otro aceite que genere un calor considerable. Sin apretar fuerte, dese un pequeño masaje en la zona afectada, frotando constantemente. Cuando sienta que el calor ha subido, entonces envuelva con trapos y descanse. Sentirá alivio instantáneo y el dolor tenderá a desaparecer tras varios días de tratamiento.

Para mejorar la circulación en la zona afectada se recomienda que no haga ejercicio fuerte, pero que no deje de moverse o mover el brazo o la pierna afectada. No corra, pero sí camine lentamente y sin cansarse. Contrario a lo que se cree, el exceso de descanso no ayuda porque disminuye el flujo sanguíneo. En cambio, la actividad moderada activa el sistema circulatorio, oxigenando y llevando nutrientes a la zona. También puede tomar un baño de agua tibia cada mañana, eso le activará la circulación.

Una buena dieta, acompañada de masajes por la noche y de actividad que mejore la circulación, atajará el problema, disminuirá o desaparecerá el dolor al cabo de varios días y le permitirá recobrar movilidad. Además, lo que hace bien a los huesos hace bien al cuerpo en general, pues comer bien, activar el sistema circulatorio y consentirse con masajes, puede ponerlo a uno muy contento.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *