Edición Salud

PARA LA ANGUSTIA Y ANSIEDAD

Solemos usar estos dos términos como sinónimos, pero no lo son. Son dos estados de ánimo muy distintos que deben ser tratados de manera específica. Los remedios que aquí se presentan son auxiliares en sus tratamientos, pero si los síntomas continúan por muchos días, lo mejor será que consulte a un médico.

Comencemos por las definiciones y partamos que ambos son estados de inquietud.

Ansiedad. Es la necesidad de que algo suceda. Como cuando tenemos preocupación por el dinero y andamos buscándolo con la cabeza a mil por hora.

Angustia. Es el temor de que algo suceda. Como cuando sabemos que no cumplimos con algo y el plazo se está por vencer.

Cuando decimos que sentimos estrés, bien podemos estar sintiendo una de las dos cosas, o ambas, pues seguido van acompañadas. La enorme diferencia es que la ansiedad acelera y la angustia paraliza. Una nos hace buscar cosas en el futuro, la otra nos hace temer el futuro. Eso sí, mucha ansiedad puede traer angustia.

Remedios para la Ansiedad:

¤ Varios tés pueden ayudar a calmar la ansiedad. Recomendamos el de manzanilla primeramente porque tiene un efecto calmante. Una taza puede ayudar a la crisis. Un par de tazas al día, por una semana, pueden relajar mucho a una persona. El té verde también es bueno, puesto que relaja el pulso y tranquiliza el corazón.

¤ La Valeriana es una yerba relajante ligeramente sedante y por eso se usa para dormir.

 Su presentación más común es en cápsulas mezcladas con otros calmantes como el lúpulo o el bálsamo de limón.

¤ Nada para calmar la mente como la mente misma. Respire profundamente y sienta cómo el aire enfría su sistema respiratorio. Es el principio básico de la meditación. Deje ir las cosas, no se aferre ni se apresure. La clave está en entender que no por mucho madrugar, amanece más temprano.

Remedios para la Angustia:

Las vitaminas del complejo B ayudan a que el cuerpo procese mejor la inquietud de la angustia. Hay comprimidos de germen de trigo que son altos en esta vitamina. Otras fuentes naturales son el aguacate, espinacas, espárragos, pescados. El efecto no es inmediato, pero al paso de los días la persona se sentirá mejor.

 La melisa (lemon balm) es muy buena para la ansiedad. Una infusión hecha con sus hojas y un poco de miel, puede reducir la ansiedad en la crisis. Igualmente, dos tazas al día tendrán un efecto positivo a lo largo de una semana.

También sirve meditar y dejar la mente en blanco, pero el trabajo con la mente es distinto. Para no estar viendo la Espada de Damocles, lo mejor es dar gracias por las bendiciones que se tienen. Ame lo que tiene y eso le ayudará a encontrar paz.tea-remedio-casero-ed462017

En ambos casos se recomienda hacer ejercicio, puesto que al hacerlo soltamos endorfinas y dopamina, que son los neuroquímicos relacionados con la tranquilidad y la alegría.

Muy importante: hay cosas que causan angustia y ansiedad y deben evitarse para salir de la crisis: tabaco, café, alcohol y azúcares saturadas son sus peores enemigos. Si desea relajarse, lo mejor es que las evite.

Por último, lograr los objetivos calma la ansiedad. Perder el miedo a lo que pueda ir mal, calma la angustia.

Antes de poner en práctica éste o cualquier otro remedio casero, consulte a su médico. Envíe sus preguntas y comentarios a: 16746 Lakeshore Dr, Unit J-K, Lake Elsinore, CA 92530. Por email: consulta@doctoraconsejos.com y por fax al (714) 274-7199. Consulta el Diccionario de Hierbas y de Remedios en www.DoctoraConsejos.com.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *