Edición Familia Salud Sexo y Amor

SUFRE POR EL TERREMOTO DE MÉXICO

Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Querida Doctora Consejos:

Yo soy mexicana y tengo 20 años de vivir en este país.

Estoy casada con un americano y tenemos dos hijos y un buen matrimonio. El problema es que ahora que pasó lo del terremoto en México, me puse a llorar mucho porque yo estuve en la ciudad de México en el terremoto del 85 y sé lo que se siente vivir todo ese horror.

Por varios días he estado llorando y mi esposo no me tiene paciencia. Él no entiende lo que yo siento y le desespera que yo no deje de llorar.

No sé cómo hacerle entender que me duele mi ciudad y mi gente.

Yo pienso que los anglosajones son más fríos que nosotros para todo.

Por favor dígame usted qué piensa de esto.

Gracias. La Chilanga

Querida Chilanga:

Yo también soy mexicana y también estuve en México cuando el temblor del 85 y también he llorado por las víctimas de este terremoto.

¿Qué te puedo decir? Entiendo perfectamente tus sentimientos y también entiendo que a tu esposo le desespere un poco tu llanto.

Mira, a ti y a mí nos afecta el terremoto porque nos trae recuerdos de algo vivido y es natural que el dolor del pasado agrande el dolor del presente.

En cuanto a tu esposo, tienes que entender que él no vivió la tragedia de 1985 y que le es más difícil conectarse al dolor de esta nueva tragedia porque es algo lejano. Pero sobre todo, en mi opinión, a tu esposo le preocupas tú y si te ve llorar deben sentirse desesperado de no poder hacer nada por ayudarte.

Mi consejo para ti es que te ubiques en este presente que vives y que le pidas mucho a Dios por México y por todos los otros países y lugares afectados por los desastres naturales o no naturales. Pero que no permitas que el dolor lejano te robe tu felicidad inmediata.

Si algo nos enseñan estas tragedias es que la vida es preciosa y hay que vivirla todos los días al máximo porque la tenemos prestada.

Te mando un abrazo solidario.

 

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *