Edición Estilo de Vida Familia Salud

UNA HERMOSA HISTORIA DE SUPERACIÓN

Queridos Lectores…

La semana pasada vino a mi consulta una persona ya mayor que deseaba hacerse un tratamiento corporal. Era una señora de pasados los 70 años.

Desde que entro a la consulta empezamos a conversar de lo joven que ella se veía. Yo estaba bastante sorprendida ya que no revelaba más de 60 años. Su semblante y personalidad eran los de una persona mucho más joven. Le pregunté el secreto para verse tan bien. Me contó que antes no se veía así.

Me dijo que hacía unos 10 años su esposo la había dejado por una mujer más joven y con la cual venía sosteniendo una relación por varios años sin que ella lo supiera. El comportamiento de su esposo quien fuera antes un hombre amable y cariñoso, cambio totalmente, convirtiéndose en un hombre frío y distante. Estamos hablando de que para ese entonces la señora tendría unos 55 años.

Ella vivió varios años de amargura al vivir día a día el desamor de su esposo. Hasta el día en que le dijo que estaba enamorado de otra mujer y que se iría para siempre. Después ella se sumergió en una profunda depresión. Había días en que literalmente no quería pararse de la cama, ni salir, ni hablar con nadie. No puedo imaginar el dolor que se puede sentir al ser abandonado por alguien a quien le entregaste tus mejores años y un día cualquiera simplemente te dice Adiós.

En esta etapa de tristeza se sumergió durante un tiempo, hasta que un buen día empezó a acercarse nuevamente a Dios, de quien también se había alejado. Pidió paz y Dios le concedió paz. Ese fue el primer paso de su nuevo camino. Poco a poco se fue reponiendo y empezó a llenar el vacío que su esposo había dejado. Se dio cuenta de que el peor error que había cometido era no haberse amado ella misma. Por dedicarse a su esposo y su familia se había olvidado de su persona, y el resultado fue el descuido físico y emocional. Nunca se preocupó por comer bien ni hacer ejercicio así que había subido mucho de peso y le habían diagnosticado diabetes y alta presión. Se dedico a criar a sus hijos, dejando de trabajar para dedicarse totalmente a la casa. Cuando sus hijos crecieron, y se fueron quedó vacía y desorientada.

Así que decidió trabajar nuevamente, y fue así que consiguió un trabajo de medio tiempo en una librearía. Fue de esta forma que empezó a sentirse útil otra vez y a conocer personas amables y muy interesantes.

Empezó a comer saludable y a hacer ejercicio diario con una disciplina digna de una chica que se prepara para un certamen de belleza. Y es que por supuesto, ella se estaba preparando para su nueva vida, la que le depararía muchas cosas gratas.

Cuando su esposo la dejó tenia 60 años. A esa edad algunas personas pensarían que ya es muy tarde para empezar. Gracias a Dios ese no fue el caso de ella. A los 65 años esta bella dama se veía hermosa, juvenil y feliz. Con una nueva vida hacia adelante y sin enfermedades, ya que su buen estilo de vida la mejoró por completo. Ahora era una mujer sana, fuerte y alegre. Después de escuchar embelesada, y agradecerle por compartir conmigo esta bella historia de superación le pregunté cual era el motivo por el que ahora quería moldear su cuerpo… ¿Alguna ocasión especial? – Le pregunte.

“Si mija, -me dijo ella-, créelo o no a mi edad me he vuelto a enamorar. Me case con un hombre muy bueno hace 2 años y nos vamos a un crucero en un par de meses. Por eso vine, por que quiero verme bella y disfrutar de la vida el tiempo que mi Dios me permita estar aquí”.

Queridos lectores, esta historia la quise compartir con ustedes ya que es una gran inspiración para todos. Especialmente para aquellos que piensan que a veces ya es muy tarde para empezar. Recuerda, Nunca, a ninguna edad es tarde para darte una nueva oportunidad.

Ya por último le pregunté .. y ¿qué paso con su ex-esposo? ¿Volvió a saber de el? A lo que me contesto: -“Desde que la mujer más joven por la que me dejó, lo dejó por un hombre más joven, me suplicó muchas veces que lo perdonara, pero ya fue demasiado tarde para él. Ahora es mi turno de ser Feliz”-.

Escríbeme a  monica@sculptorbody.com, o sígueme en Facebook como Monica Ferguson.

Bendiciones, Paz, Amor!!

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *