SALUD Y BIENESTAR - Conozcamos Nuestro Organismo

La Saburra

Una capa blanquecina que suele formarse sobre la lengua debido a que el servicio de limpieza bucal no funciona bien o porque existen enfermedades

 La superficie de la lengua está cubierta con numerosas papilas o botones gustativos, gracias a los cuales podemos distinguir los gustos básicos: dulce, ácido, amargo. Por la elevada densidad de estas papilas, la lengua se puede comparar con una alfombra de pelo largo, y cualquier ama de casa sabe lo difícil que es limpiar estas alfombras. Pero a diferencia de ésta, la lengua es móvil y está permanentemente bañada en saliva, lo que contribuye a su limpieza tanto como los movimientos de la masticación. Gracias a ello suele estar limpia y de color rojo claro.

Cuando falla el servicio de limpieza

 Nuestra lengua es un complejo órgano multifuncional. Sirve para hablar, saborear, palpar y comer.  Y debido a que muchas enfermedades pueden detectarse por medio de ella, los médicos están muy interesados en su apariencia: sus coloraciones y la llamada saburra, una capa blanquecina compuesta sobre todo de residuos celulares. Estos residuos se mezclan con bacterias, restos de alimentos y con líquido blanquecino y pegajoso producido por la misma lengua que se adhiere a ella; cuando esto ocurre entonces se considera definitivamente “sucia”.

 Es común por la mañana tener una ligera capa de esta secreción sobre la lengua, puesto que durante la noche la autolimpieza apenas funciona o no se da abasto como en el caso de la saburra del fumador. Los pacientes de enfermedades graves, sobre todo las acompañadas de fiebre, apenas ingieren alimentos y si lo hacen en forma líquida, de manera que falta la abrasión mecánica producida por los movimientos de masticación. En personas mayores suele ser la falta de una prótesis dental la que ocasiona la saburra.

Colores reveladores

 Determinadas enfermedades imprimen un color característico a la capa que cubre la lengua. La uremia, por ejemplo, una enfermedad de los riñones, hace que la saburra sea de color marrón, mientras que una infección por hongos en la cavidad bucal provoca manchas blancas sobre la lengua y algunos antibióticos la tiñen de azul. Sin embargo, cuando la lengua muestra un color rojo vivo y ninguna capa, puede existir carencia de vitamina B. Por consiguiente, no nos debe extrañar que el médico preste tanta atención a la lengua.

  En enfermos con el sistema inmunológico debilitado, la secreción que cubre la lengua ofrece condiciones ideales para el asentamiento de microbios, por lo que es conveniente enjuagarse varias veces la boca y mantener una intensa higiene bucal y dental para eliminar la saburra.

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux