SALUD Y BIENESTAR - Plantas que Curan

La corteza del árbol

Capa protectora que tiene características y funciones diferentes dependiendo de la especie que se trate.

Desde tiempos muy antiguos, el hombre ha empleado la corteza de los árboles para diferentes usos. En Polinesia, Asia tropical y América del Sur, los nativos la preparaban sometiéndola a procedimientos especiales, con los que conseguían una especie de tela para fabricar vestidos. También les sirvió para la construcción de viviendas y canoas; de igual forma, descubrieron cualidades medicinales y de pigmentación
en ciertas cortezas.

Con el tiempo, el uso de la corteza del árbol ha ido revolucionando. Actualmente tiene aplicación en la industria, el tanino, la quina, la canela y el corcho, todos extraídos de la corteza.

¿Cómo se forma la corteza y qué función tiene? Tan pronto como un árbol joven se hace leñoso, se empieza a formar la corteza en el exterior. La corteza se compone de células muertas, impermeables, producidas en la capa externa del vástago. Mientras se forma la madera en el interior del árbol, una capa de células próxima al exterior comienza a dividirse y a producir células de «azúcar». Las paredes de estas células enseguida se hacen duras y ásperas con una sustancia impermeable formando así, la corteza, misma que año tras año aumenta su espesor a partir del interior.

La corteza que ofrece protección al árbol contra el clima y los insectos taladradores de la madera, está formada por tres capaz:

1) La exterior, llamada epidermis, tiene una delgada capa de cutina, llamada cutícula, que es impermeable al agua evita por esto la pérdida de agua en la planta por evaporación; esta cutícula falta en las raíces para permitir la absorción del agua y sales de la tierra. Para facilitar la entrada necesaria de aire al interior de la planta, en la epidermis se encuentran unos pequeños orificios o poros, los estomas, a través de los cuales, circula el aire; forman parte del aparato respiratorio de los vegetales.

2) La capa media, o suberosa, está constituida por series de células que contienen generalmente celulosa; puede ser fina y lisa o gruesa y rugosa, protege a la planta del calor y del ataque de los parásitos.

3) La capa interior, próxima a la madera, está constituida fundamentalmente por vasos porosos por los cuales pasan sustancias alimenticias a través del tronco.

Otras características de la corteza

La corteza, lo mismo que la parte leñosa, crece formando todos los años capas nuevas; no obstante, no contribuyen mayormente al aumento de espesor del tronco, en parte por ser delgada y además porque las capas más exteriores se resquebrajan y se desprenden de la planta. La corteza alcanza alrededor de 10-15 % del peso total del árbol y por regla general es lisa y delgada en los árboles jóvenes, y gruesa, rugosa y áspera en los árboles viejos. El color puede ser pardo o pardo rojizo, más o menos oscuro.

¿Cómo se determina la edad de un árbol?

Si se observa un tronco de árbol cortado se descubre una serie de anillos concéntricos. Cada anillo representa
el crecimiento habido en un año.

El árbol crece solamente en primavera y en verano. En primavera el cámbium produce grandes células de xilema. Pero con el transcurso del tiempo las nuevas células de xilema se van haciendo más pequeñas. Al final del verano o a principios del otoño el crecimiento se detiene hasta la primavera siguiente, cuando se producirán de nuevo las grandes células. La diferencia entre las pequeñas células del avanzado verano y las grandes células de primavera se ve claramente como anillo de crecimiento.

El número de anillos de crecimiento muestra, pues, cuántas estaciones han pasado desde el comienzo del crecimiento del árbol.

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux