LOADING

Type to search

Las 8 leyes de la Abundancia

Mónica Ferguson
Share

Queridos lectores:
Hoy me gustaría compartir con ustedes una muy bonita e importante información sobre cómo atraer todo lo mejor a tu vida.
Ya antes en otros artículos les he comentado que todo en el universo se mueve a través de la energía, por lo tanto hay unas leyes espirituales que nos ayudarán a crear energías positivas a nuestro alrededor y, por hecho, atraer abundancia en todos los aspectos de nuestra vida. Cuando digo abundancia me refiero al amor, la amistad, la felicidad, la salud, la paz, y después de todas estas cosas importantes, por supuesto, la prosperidad económica.
Debemos entender que para llegar a ser prósperos económicamente primero debemos estar en un balance perfecto en nuestra vida, ya que si no lo estamos, la prosperidad económica sólo llegaría a nuestra vida de forma caótica. Jamás el dinero garantizará la felicidad, ni la salud, ni la paz, ni el amor, mientras que tener abundancia en estos aspectos sí te garantiza el éxito en tu vida.
Aquí te enumero las reglas espirituales para crear abundancia en tu vida.

  1. La ley de la gratitud: La única forma de llegar a obtener todo lo que nuestro corazón anhele es agradeciendo lo que ya tenemos. Dar las gracias diariamente a Dios y al Universo por todas y cada una de nuestras bendiciones nos ayudará a crear una línea directa entre el creador y tú, que te pondrá más cerca de lo que anhelas alcanzar.
  2. La ley de la creación: Las cosas no pasan por sí solas. Tenemos que hacer que pasen. Cuantas personas no hay que se pasan la vida sonando con muchas cosas, pero no hacen nada por conseguirlas. Rápidamente se cansan, no arriesgan ni sacrifican nada. Sólo se quedan esperando que todo llegue por sí solo. Bueno, pues se les va la vida esperando, porque todo lo que vale la pena requiere esfuerzo, trabajo y dedicación.
  3. La ley de la humildad: Es una de las virtudes más valiosas del ser humano. Cuántas veces no hemos estado en situaciones en las que podríamos haber tenido un resultado diferente si hubiéramos sido humildes de corazón. Las actitudes adversas, como la soberbia y el orgullo, solamente nos traen vacío en el alma. Se debe ser humilde para aceptar los errores y para tomar el primer paso de cambiar. Se debe ser humilde para aceptar que no tenemos siempre la razón y aceptar los puntos de vista de los otros. Se debe ser humilde para reflexionar antes de tomar decisiones y para ponernos siempre en los zapatos de los demás.
  4. La ley del crecimiento: Somos seres en constante evolución y como tales debemos estar atentos a crecer cada día. Esto implica escuchar, aprender, observar y aportar. Absorber de cada experiencia vivida tanto lo bueno como lo malo. Todo nos ayuda a crecer si aceptamos las lecciones que da la vida y aprendemos.
  5. La ley de la responsabilidad: Debemos tomar responsabilidad sobre nuestra vida y nuestras acciones y cómo ellas pueden beneficiar o perjudicar a los demás. Cada una de nuestras acciones tiene un efecto y es nuestra responsabilidad asegurarnos de que éste sea positivo tanto para la sociedad, como para el planeta y para nosotros mismos.
  6. La ley del equilibrio: La ley del equilibro nos dice que para recibir abundancia en nuestras vidas primero debemos aportar valor al resto del mundo. Si ofreces acciones positivas a otros seres humanos sin esperar nada a cambio, tarde o temprano se restablecerá el equilibro y se crearán las condiciones para que recibas una respuesta positiva del mismo tamaño que tu aportación al mundo…. ¿Quieres amor? Da amor. ¿Quieres Amistad? Da Amistad. ¿Quieres riqueza material? Se generoso.
  7. La ley del orden: La ley del orden nos dice que la fórmula para obtener algo en la vida es primero ser, luego hacer y por último tener. El camino hacia la abundancia requiere ir paso a paso, y si nos saltamos uno de los escalones la vida nos lleva de nuevo al escalón anterior. Por ello, es necesario llenarse de paciencia durante el camino y no andar con prisa por llegar a la meta.
  8. Ley del desapego: Para obtener abundancia en tu vida debes trabajar estas leyes sin esperar nada a cambio. Si haces las cosas con el fin de obtener una recompensa es muy probable que ésta no llegue nunca. Nunca deseaste algo con fuerza, haciendo todo lo posible para que ocurriese, y al final no conseguiste nada? Estabas trabajando con apego al resultado. A partir de ahora, trabaja con el fin de servir, sin esperar nada a cambio, y así tendrás más probabilidades de obtener lo que deseas.

Amigos, es fácil ser una buena persona y de esta forma se obtienen cosas buenas, sólo recuerda y practica cada día el más sabio de los consejos… Ama a tu prójimo como a ti mismo y nunca hagas a nadie lo que no te gustaría que te hicieran a ti.
Escríbeme con tus comentarios a:
monica@sculptorbody.com    Bendiciones, Paz, Amor!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux