LOADING

Type to search

A los hijos hay que ponerles límites… ¡aunque sean adultos!

Avatar
Share

 ‘Ayudar’ a los hijos es algo natural de todos los padres, pero ambas partes deben entender que hay un margen para todo y que si éste se sobrepasa se estará haciendo un mal que puede llegar a ser dañino para ellos

Por: Martha Lizola

 Mi hijo ya vive en pareja… Pero lo sigo manteniendo y eso me ha causado una serie de problemas con toda la familia, pues él no quiere hacerse responsable de su vida y trabajar. Aunque no en demasía, esto es algo que irremediablemente sucede.

  Es muy importante establecer un límite entre padres e hijos sin que la relación se vea lastimada y sin que los padres representen para los hijos la figura de un banco. La independencia económica es un aspecto que los padres deben estimular desde temprana edad para que los hijos sean seres responsables y se conviertan en adultos capaces de valerse por ellos mismos.

  ‘Ayudar’ a los hijos es una acción natural que surge de modo innato en la mayoría de los adultos que los tienen, pero ambas partes deben entender que hay un límite para todo y que si éste se sobrepasa se estará haciendo un daño que puede llegar a ser realmente muy peligroso para los jóvenes. La situación se torna compleja cuando los padres no quieren ver la realidad porque creen que si mantienen a sus hijos ya grandes, los jóvenes seguirán unidos a ellos y aunque no sea por interés seguirán contando con ellos y manteniendo una relación de familia. Esto es un error muy frecuente que hay que evitar. ¿Qué pasaría si los padres dejan de tener ingresos y ya no pueden mantener a los hijos? Lo único que lograrán por haberlos acostumbrado, es que los jóvenes se alejen, les hagan reproches y terminen teniendo una opinión adversa con respecto a sus progenitores.

 El mejor legado que pueden dejar como padres, es el que sus hijos sean capaces de ganarse el dinero honradamente teniendo en cuenta el significado de lo que es el trabajo y el sacrificio que implica tener que renunciar a la diversión o a otras tareas en beneficio de un futuro de responsabilidad. Y aunque esto implique enojo en los hijos, tarde o temprano lo agradecerán.

  ¿Qué pasa cuando el joven tiene una relación amorosa y quiere irse con esa persona a construir una historia aparte? Muchas veces, los jóvenes se dejan llevar por los impulsos y los sentimientos sin tener en cuenta las razones de peso, con el amor no basta, es importante tener cierta solidez para poder comenzar un proyecto en común, tanto los padres como los hijos deben entender que hay límites que deben respetarse y si se es responsable para algunas cosas, también se tiene que mantener coherencia en cuanto a las consecuencias de tomar ese tipo de decisiones.

  Es conveniente que los padres comprendan que si ha llegado el momento de dejar que los hijos busquen su camino, deben dejarlos actuar solos con todo lo que ello implique y aunque esto signifique dar un paso al costado, será en beneficio del crecimiento personal de ellos.

  Algunas sugerencias para poner límites a los hijos adultos:
  El mantener a un joven ya adulto y que vive en pareja es una de las equivocaciones que ambas partes pagarán muy caro en un futuro.

  Los padres deben hacer valer sus derechos y lo más coherente es que si los hijos quieren hacer su vida aparte, busquen los medios económicos que permitan el estilo de vida que desean.

  No dejarse llevar por la culpa o los chantajes: Son muy frecuentes en hijos que han tenido siempre de todo sin tener que hacer ningún esfuerzo por conseguir nada, es una tarea muy compleja para los padres, pero por el bien de sus hijos deben tener la fortaleza de marcar el territorio y darle firmeza a la postura que los debe sostener, cuando esto ocurre demorar la inserción laboral de los hijos no es conveniente y mucho menos decirles: ‘No tienes necesidad de salir a buscar trabajo’. Los jóvenes deben entender sobre la responsabilidad y el valor de la independencia económica.

  Una buena alternativa es acercar a los hijos al trabajo en época de vacaciones, si existe la posibilidad, lograr que acompañen a sus padres, que vean lo que es cumplir un horario y sacrificarse día a día para que cuando sean adultos y quieran tomar decisiones como tales, puedan tener suficiente madurez de valerse por ellos mismos.

  Por más doloroso o difícil de aceptar, los padres deben entender que la responsabilidad que ha generado esta situación, en la mayoría de los casos es de los adultos, si desde pequeños a los hijos se les da un buen ejemplo con respecto al trabajo y se les estimula para que colaboren con tareas en el hogar, la realidad cuando sean grandes será muy distinta, de poco a poco, una vez que terminen el bachillerato, se les podrá ir acercando a lo que significa el ámbito laboral, es la mejor manera de crear individuos socialmente insertados, responsables e independientes.

 

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux