LOADING

Type to search

Actitudes de los Padres que afectan negativamente a los Hijos

Avatar
Share

¡Qué difícil es ser padre!, asevera la mayoría que tiene hijos, sobre todo en la etapa adolescente, que es cuando se propician muchos cambios en ellos y que hacen bastante difícil tanto la…

 Nadie nace siendo experto en el arte de ser padres. Eso se va aprendiendo con el tiempo y las circunstancias por más duras y/o penosas que éstas sean. Pues nuestros hijos, eventualmente necesitarán de nuestro consejo

  ¡Qué difícil es ser padre!, asevera la mayoría que tiene hijos, sobre todo en la etapa adolescente, que es cuando se propician muchos cambios en ellos y que hacen bastante difícil tanto la comunicación como la convivencia entre éstos y sus padres.

 A esta edad, los chicos suelen desatarse por completo; se vuelven rebeldes, aislados, hostiles, groseros, etc. Lo que muy pocos comprenden es que, en los chicos, estos comportamientos son en parte, una señal de que están necesitados de atención, de cariño, de comprensión, etc., pero que por su falta de madurez, no saben cómo hacérselo saber a sus padres, así que optan por estas actitudes. Sin embargo, más edad no significa mayor madurez, pues muchos padres, optan por copiar esas mismas actitudes de sus hijos cuando, tras vanos intentos por cambiarlos, no pueden. O por el contrario deciden ignorar la situación y guardar silencio, otra errónea decisión aún más dañina que la anterior. 

 Propiciar el silencio, según opinan expertos, no hace otra cosa que crear reprimiciones. Esto orilla a muchos jóvenes a aislarse, a no hablar sobre sus inquietudes, como el sexo, por ejemplo. Es por esta razón, que lo sexual se transforma en un tema tabú y vergonzante en muchos hogares.  

 El niño se percata de ello cuando alguna vez ha intentado satisfacer sus inquietudes y han aparecido respuestas, tales como: “eso no se pregunta, son cosas de grandes”, “en otro momento te lo diré”. Estadísticamente está comprobado que la mayoría de los niños ha recibido mayor información sobre sexualidad fuera de su hogar que de sus propios padres.

Actuar con falsedad e incoherencia

 Es una actitud que los padres debemos evitar. El niño tarde o temprano se dará cuenta de la manera que actuamos y sabrá la verdad de que ha sido engañado por aquellos de quienes confiaba y esperaba más sinceridad.

Adelantarse a su madurez sexual

 Algunos padres se adelantan a la sexualidad de sus hijos varones. Hay adultos ansiosos por el comportamiento sexual de esos hijos y que consideran que ya les ha llegado la hora de hacerse hombres, por eso de alguna manera los motivan a que tenga relacione sexuales e incluso “les recomiendan” comprar anticonceptivos de tal o cual marca, como parte de un repertorio en lo que esos padres consideran que es la educación sexual. No así en las mujercitas, porque esos mismos padres, actúan de una manera totalmente contraria.

   Reírse y festejar sobre actividades relacionadas con la sexualidad

 Todo padre debiera cuidarse de no utilizar los comportamientos y actitudes sobre asuntos sexuales como si tales fueran trofeos para sus hijos y/o para ellos. Esto es tan perjudicial como su contrapartida, la de ridiculizar o rebajar al niño frente a determinadas actitudes de tipo sexual.

Mantener otros conceptos falsos sobre sexualidad

 La mayoría de las personas abrazan mitos falsos referentes al sexo. Como padre, debe revisar constantemente sus conceptos y consultar ante dudas que surjan, para no perpetuarlos en sus hijos.

Factores que perjudican negativamente la sexualidad de los jóvenes

 Existen situaciones familiares que pueden interferir el desarrollo adecuado de la sexualidad en el menor. Citemos algunos ejemplos:

-•- Los conflictos en la pareja que se expresan por descalificación hacia la imagen del otro progenitor, o cuando éstos son manipulados por uno de ellos con o sin negación del contacto con el otro.

-•- Familias con historia de prostitución, alcoholismo, drogadicción.

-•- Mala relación padres-hijos, fundamentalmente con el padre del sexo opuesto.

-•- La sobreprotección que no permite el crecimiento y desarrollo madurativo de los hijos implica una situación de riesgo que dificulta una vivencia y un aprendizaje armónico de su sexualidad.

-•- Hijos no deseados. Esta condición es factor de riesgo porque implica rechazo.

-•- Cohabitación de la madre con sucesivos compañeros que deja como consecuencia un embarazo por un simple intercambio sexual.

-•- Niños nacidos con enfermedades perinatales que por circunstancias patológicas tuvieron que ser alejados con separaciones muy prolongadas de los padres dificultando el apego.

-•- Inmadurez en los padres, que no asumen adecuadamente su rol parental. La relación padres-hijos que se caracteriza por la rigidez, inflexibilidad, con uso excesivo de castigos físicos.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux