LOADING

Type to search

Amor por Internet…: ¿Romance real o ilusión pasajera?

Avatar
Share

El Internet es el aliado de nuestros tiempos, con él se puede buscar información, visitar lugares lejanos a nosotros sintiéndolos cercanos y también conocer personas de todas las culturas y de todos l

El Internet es el aliado de nuestros tiempos, con él se puede buscar información, visitar lugares lejanos a nosotros sintiéndolos cercanos y también conocer personas de todas las culturas y de todos los países. Sin duda los chats están llenos de personas solitarias, muchas veces deseosos de hacer amigos. Muchas veces ansiando encontrar su pareja ideal. También la llegada del verano, con el consiguiente desplazamiento de nuestro lugar de origen para disfrutar de las vacaciones, puede hacernos pasar el verano recordando a una persona que conocimos en otro momento, cuando estábamos relajados, y sin grandes preocupaciones.

Las personas que no aman, o mejor dicho, que no tienen nadie a su lado a quien amar, muchas veces se preguntan si encontrarán algún día a esa persona especial y a causa de ello se inscriben en clubs de solteros, van a bailes, reuniones, se escriben a diferentes periódicos y revistas, etc., hasta que finalmente, de una u otra manera llegan a los enlaces por internet y empieza el intercambio de correspondencia vía electrónica.

Pero cuando la creen encontrar en Internet, y no vive cerca, sino que incluso tiene su vida en otro continente la cosa cambia seriamente. Los sentimientos pasan de ser confusos a ser idealizados. Es fácil sentir que la persona con la que se sueña cumple las expectativas, cuando no hay ocasión de que se demuestre lo contrario. Son muchas las parejas que se aman en la distancia, algunas de ellas incluso tardan meses en verse físicamente. Da igual que se haya conocido por Internet en el verano, el invierno o las pasadas vacaciones, si no vive en la ciudad, lo normal es pasar mucho tiempo asta que ocurre un encuentro entre los dos.
El principal problema de estas historias de amor es el peligro que se corre de idealizar a la otra persona. Fuera de la vida cotidiana,de los agobios, de las preocupaciones y las prisas es sencillo sentir que aquella persona que está a la distancia, entiende perfectamente cada uno de nuestros sentimientos. Igualmente buscar el momento más idóneo para charlar también influye sobre esto, ya que no es lo mismo hacerlo con prisa, cuando no viene bien, que cuando los dos programan su tiempo para encontrar un momento de intimidad, por supuesto vía Internet con la otra parte de la pareja. Momento en el que ambos dedican toda su atención a esa persona.

El gran problema de los “romances por internet” es que, con el tiempo los sentimientos van enfriándose, lo cual es normal, ya que como sabemos, es necesario sentir un contacto diario para que el amor se haga más fuerte, más real. Y de no ser así, se requiere que haya cierta cotidianidad de cada uno, para al menos sentir que existen algo más que sensaciones cibernéticas. Y es que el contacto físico entre parejas es tan importante, que según datos que manejan varias de las compañías de seguros de vida estadounidenses, las personas (sobre todo los hombres) que tienen el hábito de besar a diario, viven como media cinco años más que aquellos que no se prodigan en este cariñoso acto.  Es sabido que estar enamorado trae consecuencias muy beneficiosas para la salud y también para el estado de las personas en general. La razón es sencilla, es debido a que este estado favorece la segregación de endorfinas, sustancias que no sólo refuerza a las células para obtener una mayor resistencia frente a las infecciones, si no que además, son las culpables del estado de euforia que se  produce, cuando se vive la sensación de amar a alguien.

Además, el estar enamorado y sentirse querido -y esto se ha comprobado cientifícamente-, aumenta los niveles de inmonoglubina, cuyo efecto es reforzar el sistema inmunológico. La falta de caricias, besos o abrazos, o cualquier contacto físico con otras personas puede provocar la pérdida de la estabilidad mental y además resulta más vulnerable al estrés. Según datos que manejan estas compañías aseguradoras, las personas enamoradas, felizmente emparejadas sufren mucho menos accidentes de tráfico que aquellas que viven en soledad. Todos estos datos, ponen de manifiesto que enamorarse es una buena y hasta pudiera decirse que perfecta cura para muchas de las enfermedades, tanto fisiológicas como psíquicas, que sufren los países occidentales de nuestro tiempo… Por eso, podemos concluir que “Amor por internet”, sobre todo cuando la otra persona está demasiado lejos, es un buen intento por no sentirse solo o sola, pero no deja de ser una ilusión, una quimera que en poco o nada nos ayuda a encontrar verdaderamente una pareja y a amar y ser amado!

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux