AROMATERAPIA… PARA UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA!

Share

De los cinco sentidos que poseemos, el olfato es al que le damos menos importancia; pero, a través de lo que respiramos, podemos obtener enormes beneficios para la salud física y emocional.

El extracto de aceite de plantas aromáticas es la base de acción de la aromaterapia, que usa estos aceites provenientes exclusivamente del reino vegetal para preservar e incrementar nuestro bienestar físico y emocional.

“La composición química de los aceites es de alto valor terapéutico, un mismo aceite esencial puede ayudar a regenerar tejidos a bajar la presión arterial, regular y/o activar la circulación”, explica Connie Bastar, fundadora de la Asociación Mexicana para la Investigación de la Aromatología y Aromaterapia (Amipa).

Cualquier persona puede usar la aromaterapia como un método de salud alternativa y el efecto que tenga en el cuerpo depende de la forma de vida que lo lleve.

Bastar explica que la aromaterapia no tiene contraindicaciones, fortalece el sistema inmunológico y brinda una mejor calidad de vida; pero, la aromaterapia no es mágica, uno tiene que seguir el tratamiento dado por el especialista, quien debe encontrar la mezcla de hierbas y aceites ideales para la problemática de cada quien.

SUS EFECTOS

La influencia que tienen los aromas en las emociones es debido a que el olfato es el único de los sentidos con conexión directa al sistema límbico cerebral; es decir, al centro de control de las emociones y donde se almacenan los recuerdos, el impulso eléctrico que producen las moléculas aromáticas es el que ocasiona cambios en la presión arterial, actividad cardíaca y en el nivel de estrés, dependiendo de lo que produzca en nosotros el aroma con base en la experiencia vivida.

Si algún el aroma, el que sea, te remite a recuerdos de la infancia, buenos o malos, tendrá inmediatamente su repercusión emocional actual, por lo que es muy buena herramienta para las terapias psicológicas.

El aspecto clínico de los aceites esenciales varía en la aplicación de cada aceite; por ejemplo, el eucalipto se aplica a vías respiratorias; el árbol del té es antiviral, antimicótico y antibacterial, y la lavanda mata las bacterias de la tuberculosis.

Se pueden obtener aceites esenciales de toda la planta: fruto, raíz, flor o capullo, resina y de la corteza. Cada uno de estos elementos está asociado a un aspecto físico y emocional del ser humano, de acuerdo con al medicina tradicional china.

Estos aceites, son de característica volátil, por lo cual son mezclados con un vehículo portador, usualmente aceite vegetal, alcohol o agua, para que puedan ser aplicados vía cutánea -al frotar la piel-, al inhalarlos o esparcirlos en el ambiente.

El uso de las esencias vegetales se remonta a unos 5 mil años, cuando diversas culturas les daban un uso ritual, terapéutico o cosmético: Los antiguos egipcios usaban fragancias de aceites con fines cosméticos y para embalsamar a sus muertos; Hipócrates, padre de la medicina moderna, utilizó fumigaciones aromáticas para liberar a Atenas de una plaga y los árabes desarrollaron el proceso de  destilación para obtener aceite de rosas.    

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux