Entretenimiento

ADVERTENCIAS __NDEJAS!

¡Quiiúuuboleee! ¿Cómo están mis tuerquitas cromaditas y tornillitos oxidaditos (pa’que rime), bien?… Ojalá que síiii!

Como se habrán dado cuenta, -si es que leen este dizque artículo-, en las últimas semanas me ha invadido la ternura y como sigo así, pues hoy les  platicaré una versión cortita del tierno cuento de la Caperucita Roja… Aquí lo tienen…

Era una vez Caperucita Roja que va por el bosque cantando:

– Soy Caperucita Roja, una niña muy buena…. De repente se detiene y dice:

— Ya te vi lobo!… estás detrás de ese árbol!\

Sorprendido el lobo sale corriendo,,,, y la niña se va cantando y brincando.

– Soy Caperucita Roja…. Adelantito se para y dice:

– Ya te vi lobo, estás detrás de esas ramas!

El lobo enojado vuelve a salir corriendo… Y otra vez Caperucita se va cantando y brincando.

– Soy Caperucita Roja…. Se vuelve a parar y dice:

– Ya te vi lobo, estás detrás de esa piedra.

 Entonces el lobo se levanta y muy molesto le dice:

“Con una __ingada!! ¿po’s qué en este cuento no se puede k-ar a gusto????

je!, je!, je!, ahhh!, que está tierno!

Y ya hablando tantito en serio,,,, Oigan, ¿no les parece que en el cuento original de Caperucita Roja, debería advertirse que la historia no es apta para niños?… Porque si lo vemos bien, el cuento en realidad trata de una escuincla desobediente que no hizo caso de las advertencias de su mamá y se puso a coquetear en el camino con un lobo travesti, vestido de mujer. Eso para los niños puede ser un pésimo ejemplo el de esta chiquilla fresa y despistada, que vino a descubrir que su abuelita es más peluda que las abuelitas normales y que tiene una enorme prótesis dental, más digna de un lobo asqueroso, que de una viejita… Pero en fin, seguramente de nada serviría, porque casi nadie hacemos caso a las advertencias, que nos hacen los fabricantes sobre los riesgos y peligros a que nos exponemos los despistados consumidores, cuando usamos sus productos…

Aunque de plano, a veces sí la kgt-ean con esas advertencias, por ejemplo, en una espuma para la calvicie, que decía “for men” se puede leer:

Precaución: Sólo para caballeros…. Pues claro, si era for men, era para caballeros. Sólo faltaba que también advirtiera: “En caso de ser consumido accidentalmente por damas, se les recomienda depilarse el pecho…”

¿Y se han fijado en que casi todo los medicamentos hacen advertencias tontas, sin sentido y yo diría que hasta _indejas?

Por ejemplo: “Tómese vía oral”…. ¿Acaso se puede tomar por la nariz o por el cicirisco?… o la pomada que dice: “úsese vía externa”…. ¿pensarán que uno se lo comerá a cucharadas o la inhalará? Cuando veo esto me indigno y pienso si los fabricantes de medicamentos nos considerarán tan peeeenitentes como para meternos por el asterisco el jarabe contra la tos o de untarnos en la piel un supositorio contra la calentura… En fin!, en fin!

Afortunadamente los ‘humanos normales’ no somos así, o al menos no advertimos a otros tanta __ndejada, porque si no, imagínense a las madres con hijas en edad de merecer, que les tatuaran una etiqueta en sitio visible, advirtiendo: “Frágil, consentida, llora con facilidad. En estado de histeria amenaza con largarse para con su madre”…   Aunque a lo mejor esto sí sería bueno, porque al menos pue’que ya no hubiera tanto divorcio.

O si le pusieran una etiqueta similar a cada bebé que nace. “Advertencia: Al primer berrido en la madrugada conéctelo de manera directa con el container materno… En caso de atragantamiento, el papá puede ayudar al bebé con el container.

Otra buena advertencia que deberíamos nosotros -y no los comerciantes-, poner es una etiqueta que colgara del cuello de las botellas de cualquier tekaila (tequila). “Precaución: Después de la primera copa, el usuario terminará por creer que habla un inglés perfecto (como Schwarzenegger). Si superas las tres copas, puedes desarrollar la peligrosa ilusión que eres Supermán, Rambo, el Hombre Invisible” Hmmm!, no sé si esto sería bueno, porque a lo mejor, sólo a lo mejor, le entraba el…. miedo -claro- y ya no se echaba el tequilita. 

Aunque sí creo que se debería poner esta advertencia en una caja de preservativos: “Precaución: Por más simpático que te parezca, no lo infles antes de usarlo. Se recomienda usarlo una sola vez. Y si planeas reciclarlo, no lo laves en seco, ni lo intentes desarrugar con plancha… evitarás sustos”

La última Advertencia y que deberíamos hacer a todo el mundo… Aviso: Aunque seas muy amante de un planeta verde, ten cuidado y no fumes esa maldita yerba, porque terminarás loco, tarado o lo pior, escribiendo __ndejadas como ésta….

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *