Parejas

COMPETENCIA ENTRE LA PAREJA… ¿ESTIMULANTE O DESTRUCTIVO?

Desde que a Lisa la ascendieron a gerente general, Alberto su esposo, ha notado un gran cambio en ella. Desafortunadamente este cambio ha sido más negativo que positivo.

“Ahora que ella gana más que yo, se comporta excesivamente autoritaria en casa y, lo peor de todo, es que cada vez que tiene la oportunidad me humilla diciéndome un sinfín de barbaridades”, dice Alberto, y agrega: “Simplemente ya no es la misma de antes”.

Al igual que esta pareja existen muchas otras donde la competencia en la relación es notoria, sobre todo donde ambos (hombre/mujer) tienen ámbitos laborales parecidos. Pero aunque la mujer no trabaje, la competencia puede también darse a nivel social, o afectivo en relación con el cariño de los hijos e incluso a nivel sexual.

LA COMPETENCIA:

¿Cómo hacer que sea ESTIMULANTE y no DESTRUCTIVO?

Un espíritu competitivo en la pareja, puede resultar desde estimulante hasta totalmente destructivo, depende el enfoque y cómo se maneje esto, por eso hay que tener mucho cuidado y saber cómo lidiar con sentimientos y actitudes para que no afecte negativamente la relación.

En una relación de pareja, la competencia más peligrosa suele ser la laboral. La pareja empieza a ver cuál de los dos gana más, o a quién ascienden primero, o quién tiene más prestigio. En un principio se empiezan a comparar los triunfos, amigos y familiares también hacen su tanto, pero lo peor de todo es que a nadie se le ocurre ver cada logro como una victoria compartida.

Otro factor importante que habría que tomar en cuenta, es que si son una pareja lo que debe existir es solidaridad y sentirse orgullosos de los avances de ambos.

¿POR QUÉ SE DA LA COMPETENCIA?

En las últimas décadas, cuando la mujer empezó a abrirse campo en el área profesional, muchos hombres se sintieron amenazados porque previeron una pérdida del poder. Ellos siempre habían sido quienes manejaban el dinero y quienes se destacaban por sus logros profesionales.

Sin embargo, lo que más ha sorprendido es que la mujer resulta tan competitiva como el hombre cuando pertenece a una relación donde ambos son profesionales. Esto es provocado probablemente, por el hecho de que si bien la mujer tiene cada vez más espacios, también es cierto que deben luchar el doble por ganarse el respeto de sus compañeros y jefes, para ser tomadas en cuenta y romper los prejuicios en torno a las mujeres.

¿CÓMO PARAR CON LA COMPETENCIA?

Si siente que su esposa/o se está comportando de una manera competitiva hacia usted, lo primero que tiene que hacer es hablarlo y explicar lo que espera de ella (él), así como comprometerse a brindarle todo el apoyo que requiera.

Cuando la competencia es sana, no cae mal, pero hay que tener cuidado para que no se convierta en la ‘piedra’ en que tropiece la pareja y llegue a terminar con una bonita relación. La solución es no sentir que un triunfo del otro implica un descenso para uno.

Si se piensa verdaderamente como un equipo no tendrán que pelear, de esa forma la competencia será muy buena y positiva ya que trae crecimiento a la pareja en todos aspectos. Caso contrario es cuando la competencia y los logros se ven con egoísmo y arrogancia, ya que esto se convierte en una amenaza que pudiera llegar a destruirlo todo.

Recuerde: La pareja aliada puede sacar adelante a su hogar y su matrimonio y de eso, finalmente es de lo que se trata toda relación de pareja!!!

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *