Familia

DIETA SALUDABLE = HIJOS SALUDABLES… ¡ESTRATEGIAS PARA HACERLO!

Nuestros días están llenos de responsabilidades y las comidas de preparación rápida siempre son una opción fácil, pero si deseamos dar un buen ejemplo de nutrición a nuestros hijos es necesario empezar con las pautas necesarias… y dar el ejemplo!

Hacer que los niños lleven una dieta saludable, suele ser una tarea en extremo difícil, pero es bien sabido que una buena nutrición y una dieta balanceada ayudan a que los niños crezcan saludables.

Preparar diariamente alimentos saludables para los más pequeños no es tan difícil. Pero, lo que sí resulta difícil es hacer que se la coman sin poner caras ni hacer berrinches.

Estas son algunas de las ventajas de acostumbrar a los chicos con dietas saludables:

Comidas en familia

Expertos afirman que los niños que participan en comidas en familia con regularidad presentan estas características:

  • Es MÁS probable que coman frutas, vegetales y cereales
  • Es MENOS probable que coman refrigerios poco saludables

Por otra parte, las comidas en familia ofrecen la oportunidad de presentarle al niño nuevos alimentos y de que usted dé el ejemplo llevando una dieta saludable.

Es posible que los más grandecitos no se entusiasmen con la perspectiva de comer en familia; esto no es sorprendente, por eso le invitamos a que pruebe estas estrategias:

  • Permita que su hijo invite a un amigo a comer.
  • Involucre a los chicos en la planificación de la comida y la preparación de los alimentos.
  • Haga que la hora de la comida sea un momento agradable y donde uno se sienta a gusto.

Involucre a los niños

A la mayoría de los niños les agrada participar en la selección de los alimentos que se sirven en las comidas. Converse con ellos sobre las diferentes opciones de una comida equilibrada. Y algunos hasta quizá deseen ayudar.

En la cocina, asígnele a su hijo tareas apropiadas para su edad, tratando de evitar que se lastime o se sienta abrumado. Al final de la cena, no se olvide de elogiar al cocinero.

Los almuerzos escolares también pueden servir de aprendizaje para los niños. Es más, si puede lograr que ellos comiencen a pensar en lo que van a almorzar, es probable que pueda ayudarlos a hacer cambios positivos.

Cómo dar un buen ejemplo

Los niños imitan a los adultos que ven a diario. Si usted come frutas y verduras, y consume menos alimentos chatarra, estará enviándole el mensaje correcto.

Otra manera de dar un buen ejemplo es limitando el tamaño de las porciones y evitar comer de más. Hable sobre el estar satisfecho, en especial con los pequeños. Diga algo como “esto está delicioso, pero estoy satisfecha y no más!”.

No pelee por la comida

Es fácil convertir la comida en una fuente de conflicto, por eso, es una buena estrategia el permitir que los niños tengan cierto control, pero también limitar los tipos de alimentos que tienen en la casa. A continuación, algunas pautas que puede seguir:

  • Establezca un horario para las comidas y los refrigerios.
  • No obligue el niño a comer toda la comida en el plato. Eso les enseña a seguir comiendo aunque se sientan satisfechos.
  • No soborne o recompense a los niños con la comida. Evite usar el postre como recompensa por haber terminado la comida.

Abastecerse de alimentos saludables

Para que los niños, en especial los más pequeños, coman todo lo que está disponible en la casa. Siga estas sugerencias básicas:

  • Asegúrese de tener en el hogar una variedad de frutas y verduras.
  • Facilite al niño otros refrigerios saludables, como: yogur, tallos de apio con mantequilla de maní o las galletas integrales con queso.
  • Sirva carnes desgrasadas y otras buenas fuentes de proteína, como el pescado, los huevos y las frutas secas.
  • Evite las comidas fritas. Cocine los alimentos en el horno, en la parrilla o al vapor.
  • Limite las comidas en restaurantes y los refrigerios poco nutritivos, como las papas fritas, y los dulces. Ofrézcalos “de vez en cuando”.

El consumo de alimentos saludables los ayuda a tener un mayor rendimiento en escuela y puede ayudar a evitar el desarrollo de enfermedades.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *