Entretenimiento

EL HOMBRE GRUÑÓN ¿NACE  O  SE HACE?

¡Qué pasóoo razaaaa! y cómo se les está yendo la… vida, ¿bien y bonito?… Ojalá que sí! y ya saben que yo siempre les deseo lo mejor.

Pa’empezar este rollo, denme chanza de echarles un rapidín, of course!, me refiero a un chistorete ma-o-meno cortito, y según dicen que está güeno, aunque algo peladito; pero si eres como yo, puro, limpio y sin malicia, po’s ni te apures porque tampoco le va a entender, así que, a lo que te truje Chencha…

Se cuenta que en una cena de gala, en una de las mesas de honor, los invitados hablaban de cosas que daban placer en la vida. Una señora dijo que su más grande gozo era la lectura; (seguramente la doña ya estaba en la edad en que la cultura da más goces que la natura, ji, ji…). Otro invitado declaró que su mayor gusto era la buena comida; (quizá a su edad, el único pecado de la carne que el ruco podía cometer… era el de la gula). Y el general Manganeo Pomposo, hombre gruñón y malgeniudo, con voz ronca dijo: “Yo, cuando siento el placer más grande… es cuando me vengo!”

uuuh!,… se hizo un profundo silencio entre la concurrencia y la dama pelaba tremendos ojotes.

Entonces el tosco militar remató:

“¡Sííí!…. ¡Porque la venganza es muy dulce!”

__ je!, je!, je!, no habrás pensado otra cosa,,,, o siiií?…

Pero güeno, pasando a otra cosa mariposa, fíjensenn que hace unos días leí algo que me llamó a atención, porque yo pensaba que la gente (sobre todo los hombres) corajudos y gruñones ya nacían así y así serán toda la vida y punto, pero según este reporte no es así, porque lo gruñón se adquiere con la edad… ¿seraaá? -me pregunté-

Era un reporte médico que indica que el déficit de testosterona, la hormona sexual masculina, está ‘estrechamente relacionada’ con el síndrome de irritabilidad, es un problema que provoca en al menos uno de cada cuatro hombres mayores de 50 años, estado de ánimo como “malhumor, ansiedad, frustración, rabia y angustia.”

Según ese estudio cuando hay reducción de los niveles de testosterona, casi siempre aparecen ‘alteraciones en el estado de ánimo’, a eso se le llama ‘síndrome del hombre gruñón”…

A decir de los especialistas, este problema se llama “Síndrome irritabilidad masculina” (que no es lo mismo que la andropausia -o pitopausia, como yo le llamo-) es algo que se manifiesta por cuatro síntomas; hipersensibilidad, angustia, frustración, y cólera o rabia -(náaalgame Dios!)-”.

La neta es que sí me priocupé cuando leyí eso que dicen esos doitores quez’que cuando esta hormona comienza a decaer, aparecen ‘algunos’ síntomas en la esfera sexual (o sea, algo así como: que ya casi no te dan ganas, ya no paragüas bien) y además de las modificaciones en el ánimo…, ¡aay, en la moder!

La falta de testosterona (responsable de las características sexuales en los varones) comienza a disminuir a partir de los 35 – 40 años aprox. Se considera que después de los 50 años, por lo menos uno de cada cuatro hombres tiene déficit de testosterona y que a los 70 años, el hombre perdió el 30% del nivel que tenía a los 40; ¿o sea, que a los 70, ya se batalla, pa’ entrar en batalla?”

Pue’que los güeyes que hicieron el estudio tengan razón, pero lo que no entiendo es ¿por qué hay hombres, más o menos chavos de unos 25, 30 ó 38 años, que tienen el carácter más agrio que un limón chiquito? (ya ven que esos son rete agrios)… a ver ¿por qué?… ¿será que llegaron a la viejez en su juventud o de plano, les faltará esa hormona?… En fin! Así que ya sabes, mi amigo leitor, no importa la edad que tengas (o si seas tan _ingón como yo,,, je!, je!), en cuanto tu vieja te ‘lance señales’ que empiezas a ser ‘muy gruñón’, por si o por no, visita al médico a ver qué te receta pa’que puedas seguir ‘pudiendo’ -y perdón por la rebusnacia-…

No vaya a ser, que por no poder, alguien con algo más de poder, te pase a joder y cornamenta te empiece a poner!’’…   ay!, güey!… hasta en verso y sin hacer esfuerzo me salió!!!

Y a ti, amiguita leitora, que leíste esto (si es que llegaste hasta aquí), que te sirva pa’que entiendas que los hombres también sufrimos… ahhh! cuánto sufrimos!!!!

diGo… yO No’mas DigO!

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *