Salud

Ella es dormilona y él madrugador

Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Querida Doctora Consejos:

Le escribo porque mi esposo y yo tenemos un pleito constante y queremos que con su experiencia y conocimientos nos sirva como árbitro.

Él es de un rancho y se acostumbró desde niño a levantarse a las 5 de la mañana y a ponerse a trabajar inmediatamente.

Yo por el contrario no puedo hacer eso. Yo despierto como a las 7 de la mañana y me gusta levantarme a tomar un café, a ver las noticias y el Facebook y me pongo a hacer mis quehaceres como a las 9 y ya para entonces mi esposo está bien enojado porque dice que soy una floja.

Los dos trabajamos limpiando oficinas, o sea que empezamos a trabajar a las 4 de la tarde y salimos después de las 10 de la noche. El quiere que me levante a las 5 de la mañana como lo hace él y nos enojamos porque yo no soy floja.

El se toma una siesta todos los días y yo no lo estoy regañando por eso. Por favor dígame qué piensa de esto. Él y yo estamos de acuerdo en que vamos a respetar su opinión.

— La Regañada

Querida Regañada:

Muchas gracias a ti y tu esposo, por esa confianza, pero en realidad con un poco de paciencia y ‘empatía’ se pude solucionar todo.

Dile a tu esposo que digo yo que cada persona tiene sus propios ritmos biológicos.

Mientras cada uno cumpla con sus obligaciones y no afecte a la familia de ninguna forma, lo mejor es que cada quien siga sus horarios y los dos sean felices sin tratar de cambiar al otro.  Eso es muy sano emocional y físicamente.

Buena suerte para los dos.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *