Edición Familia Noticias Salud

Para fortalecer el sistema inmunológico

Un lector escribió pidiendo un remedio que ayudara a fortalecer el sistema inmunológico de sus hijos. Y nada para estar fuerte como estar bien alimentado. Nosotros le vamos a recomendar una receta que, aparte de ser sabrosa (aunque no lo parezca), está llena de las vitaminas y los aminoácidos que normalmente sacamos de un frasco de multivitamínicos con algunos extras sanísimos. Una cucharada al día de esta mezcla, le ayudará a su cuerpo a estar fuerte y sano.

Lo más increíble es lo simple que es y lo asequibles que son sus ingredientes.

Ingredientes:

  • Mucho ajo.
  • Miel líquida natural.

Instrucciones:

  • Pelar los dientes de ajo.
  • Colocar los ajos dentro de frascos contenedores que puedan ser cerrados herméticamente (con tapa de rosca es suficiente).
  • Llenar con miel los contenedores hasta el 90 %, cubriendo los ajos totalmente.
  • Esperar por lo menos un mes para que el ajo fermente. Esto cambiará el sabor de la mezcla, impregnando a la miel un ligero sabor de ajo.
  • Después de ese tiempo puede tomar una cucharada al día. Y le sorprenderá el altísimo valor nutricional de la mezcla, pues estamos juntando dos de los mejores alimentos que hay en la tierra.

Valor nutricional:

El ajo es una planta perenne perteneciente a la familia de las liláceas. Su nombre científico es Allium sativumi, es originaria de Asia central y se conoce desde hace más de 4,000 años. Tiene sustancias básicas para nosotros como potasio, manganeso, calcio, selenio y fósforo. Aparte, es rico en vitaminas B6 y C que son especialmente buenas para las defensas. Y tiene prebióticos como la inulina, que nutre la flora intestinal.

Por si fuera poco, la verdadera magia del ajo viene de los aminoácidos que nos aporta, destacando la aliína, que al oxidarse se convierte en alicina y ajoeno, que son los principales componentes medicinales del ajo.

Por su lado, la miel compite en beneficios. Como sabemos, la hace un insecto muy sabio para alimentarse a sí mismo. Su composición química es muy compleja. Tiene fructosa (azúcar de las frutas), ácidos málico y cítrico, magnesio, azufre, yodo, cloro, potasio, manganeso, silicio, boro, cromo, aluminio, litio, níquel, estaño, zinc y cadmio. Cuenta con vitaminas A, E (elasticidad, fertilidad), K (antihemorrágico) y tiamina.

En suma, si usted checa los ingredientes de un frasco de multivitamínicos, verá que no ha faltado ninguno. Y que hay más, que hay sustancias que ayudan a la digestión, que mejoran y limpian el sistema circulatorio y fortalecen el sistema linfático (el de las defensas, que incluye los ganglios). Ahora bien, sé que miel con ajo no suena muy bien, pero eso es porque está pensando en el sabor del ajo molido que al contacto con el aire cambia su sabor, pero fermentado el sabor del ajo se hará ligero y básicamente usted tendrá una miel con un ligero sabor picoso, MUY rica. Una cucharada diaria y cualquier persona verá sus beneficios.

Antes de poner en práctica éste o cualquier otro remedio casero, consulte a su médico.

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *