Edición Familia

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD CON LOS JUGUETES

¿Te preocupa la seguridad de tu hijo? ¿Sabes cómo diferenciar la calidad de un juguete a otro?

El mercado ofrece múltiples opciones pero, algunos artículos no poseen las garantías requeridas.  Por eso es bueno que sepas cuáles son los juguetes que no deberías comprarle a tu niño.

Nada se compara a la carita de felicidad de un chiquitín al recibir un regalo, sobre todo si se trata de un juguete. Los juguetes contribuyen al desarrollo de los niños. Por ello es necesario tener en cuenta algunos consejos de seguridad al adquirirlos y para su uso.

Así los pequeños podrán disfrutar un buen momento y sacar el máximo provecho de ellos.

Aquí algunos consejos a tomar en cuenta:

Preste atención a las etiquetas que presentan los juguetes. Obligatoriamente, tienen que llevar: la marca, con lo que debe cumplir las normas de seguridad; también debe tener el nombre y la marca del producto; la razón social y la dirección del fabricante o importador; las instrucciones y advertencias de uso; y, en caso de tratarse de juguetes eléctrico, se debe especificar su potencia máxima, la tensión de alimentación que precisa y su consumo energético.

Respete las recomendaciones de edad. Hay que poner mucha atención según las recomendaciones de la edad, ya que por dejar que un niño juegue con juguetes que no van con su edad puede suponer un riesgo.

Compruebe la calidad. Si compra una muñeca, un peluche o un juguete parecido, compruebe que los ojos, las orejas, etc., estén bien cosidos o pegados y que no haya peligro de que se desprendan.

Siga las Advertencias. Determinados juguetes como cometas, vehículos a control remoto, acuáticos. etc., pueden suponer un peligro si no se utilizan en una zona segura o con la supervisión de un adulto. Igualmente con aquellos juegos para mayores que simulan experimentos químicos y contienen sustancias peligrosas.

Vigile la fuente de alimentación del juguete. Pilas, enchufes y cargadores de baterías pueden ser la causa de graves accidentes. Los juguetes que utilizan corriente eléctrica deben tener un enchufe de seguridad.

Evite accidentes por atragantamiento. Tenga cuidado con los juguetes que se parecen a comida de verdad. Los niños pueden intentar comérselos. Para los niños menores de tres años, evite juguetes que contengan piezas pequeñas. El juguete debe ser lo suficientemente grande para que no pueda ser tragado y sin piezas sueltas aunque sean internas, como los juguetes de goma.

Siga cuidadosamente las instrucciones de armado y de uso del juguete. Guarde tanto las instrucciones como cualquier información útil que se incluya en el juguete en un lugar seguro. No modifique las características del juguete.

Seguridad en movimiento. Los juguetes sobre ruedas, patinetas o patines, siempre deben utilizarse acompañados de un casco y un equipo de seguridad adecuado al tamaño del pequeño.

Cuidado con la envoltura. Una vez se abran los regalos, desecha todas las envolturas plásticas para evitar que se conviertan en artículos dañinos para jugar o que puedan causar asfixia. La envoltura de cartón puede herir la sensibilidad del que regale el juguete si el niño juega más con él que con el juguete.

Cuidado con los juguetes tóxicos. Incluso cuando un juguete parece seguro, lo mejor es checar que no esté fabricado con químicos que puedan dañar a tu hijo. Hay sustancias que hacen que el plástico sea más flexible y es porque son fuertes químicos. El cadmio, plomo, mercurio y arsénico son  químicos que puedes encontrar en figuras de acción, joyería de juguete y peluches.

Enseñe a los niños a recoger sus juguetes al terminen de jugar con ellos.  Esto evitará las caídas accidentales.

Comprar juguetes puede parecer algo fácil, pero para que sea así debemos seguir algunas recomendaciones que nos ayuden a cuidar del bienestar del niño.

More From The Author