ENTRETENIMIENTO

CÓMO COMPLACER A UNA MUJER... Y A UN HOMBRE!

¡Quiuúboleeee!!! ¿cómo están mis tuerkitas y tornillitos, bien?... Ojalá que sí!, y que las agüas que últimamente han caído en el...

Luis Ruiz

2019-02-11

¡Quiuúboleeee!!! ¿cómo están mis tuerkitas y tornillitos, bien?... Ojalá que sí!, y que las agüas que últimamente han caído en el Sur de CA, no me los hayan oxidado, porque si los oxidó, po’s ni modos, van a necesitar que les den una aceitadita, ji, ji,... y a propósito de eso y de chícharos rellenos de caviar, hoy, en lugar de echarles un... chistorete, les contaré un romántico y tierno cuentito ‘(ú leyenda’ -lo que sea-); espero que les guste.


Según se cuenta, cuando Adán estaba en el Edén (el jardín, claro... no piensen que el bar), durante varios soles y lunas, caminaba muy solo y triste.


Por eso Dios al verlo así le habló:


-- “¿Qué te pasa hijo mío?”


•- Pues, Señor. No tengo a nadie con quien conversar y que me haga compañía... y eso me hace sentir muy solo!


-- Y el buen Dios le dijo: “Está bien, hijo mío, yo te daré una compañera, y la llamarás mujer. Ella colectará el alimento para ti y lo preparará, y cuando tú descubras la vestimenta, ella la lavará para ti... Además, siempre estará de acuerdo en cualquier decisión que tú tomes. Cuando tengan hijos, los criará y cuidará, sin hacer reclamos ni exigencias, ni te despertará a mitad de la noche para que tú los veas cuando lloran. Ella será la primera en admitir que estaba equivocada cuando tú tengas algún desacuerdo. Ella jamás tendrá dolores de cabeza que la hagan sentir indispuesta y libremente te dará su amor y pasión, en el momento que tú lo desees o necesites... Pero claro, con algo tendrás que pagar eso”.


•- Siií!, Dios eso es lo que necesito; una mujer así! ... ¿pero cuánto me costará?, preguntó Adán


-- Pues, un brazo y una pierna, contesto Dios


•- Señor -volvió a preguntar Adán en tono de regateo-: “¿Y qué me podrías dar por una costilla?


                       .......Y el resto ya es historia...!


 (je, je, es broma mis turkitas. No se me esponjen)


Pero lo que no es broma, es que se acerca el Día del Amor y la Amistad (o de San Valentín, como le llaman aquí), y esta historieta mamucas me recuerda lo difícil que es darle gusto al humano, sea hombre o mujer. Por ejemplo, al hombre casi siempre tiene antojo de probar lo que hay en la mesa de enfrente. Y la mujer casi nunca se conforma con lo que Dios le mandó, pa’que juera su pareja.


Y precisamente hablando sobre ese tema, no hace mucho una amigoschia me comentaba las broncas que tenía con su ‘wifo’, que también es mi cuate.


A mí se me hace que eres muy exigente, le dije, porque el pobre te da todo.


Po’s sí, en cuestión de dinero me da lo que puede. Pero me refiero a otras cosas, por ejemplo, le pido que no me mienta... y siempre lo cacho que me dice mentiras.



Ahh!, po’s perdóname, pero de eso tú tienes la culpa -le dije-. Pero no te agüites porque tiene rete fácil solución, simplemente no le preguntes dos veces la misma cosa y menos con preguntas cruzadas sobre lo mismo.... solo acepta lo que te dijo la primera vez y yaaa!!


También me comentó que le gustaría que él fuera comprensivo, amoroso y que no anduviera de coscolino (o sea que fuera fiel, como un perrito).


Uuuy!, eso sí que está más k_broun! -exclamé- y bla, bla, bla, seguimos en el chisme un ratito.


Al despedimos le recomendé que viera en yutú (youtube, pues), el video ‘Lo que hace feliz a una mujer’ -se los recomiendo también a ustedes-, donde un cura dice que lo único que una mujer pide a su hombre para hacerla feliz, es que él sea: “Amigo, compañero, buen amante, hermano, padre, maestro. Chofer, mecánico, plomero, electricista, cocinero, educador, psicólogo, terapeuta, paciente y que sepa escuchar. También debe tener otras sencillas cualidades, como: Ser comprensivo, inteligente, cariñoso, valiente, decidido, caballeroso, detallista, dulce, tolerante, creativo, ambicioso, pero espléndido con ella, confiable, trabajador, apasionado y fiel!!!... uufff!


Como verán mis leitores, no es tan difícil hacer feliz a una mujer, no’mas hay que cumplir con esos poquitos y sencillos requisitos.


En cambio, a mis leitoras les digo que ustedes sí la tienen difícil, porque somos muy exigentes. La prueba es que el hombre para ser feliz requiere de: “Intimidad, comida, sexo, control remoto, intimidad, ver en silencio sus partidos, sexo, no ir con la suegra, intimidad...’’ y yaaa!!! (aunque no necesariamente en ese orden)


Después de este rollote, sigo diciendo -con todo respeto, claro- que complacer en todo a una mujer, esta k-k_broun!!!

Continua Leyendo

Califica este artículo
Urgent Care Center