SALUD

DIETA MEDITERRÁNEA REDUCE EL RIESGO DE FRAGILIDAD EN MUJERES DIABÉTICAS

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. Aparte que acelera la pérdida de masa muscular, y algunos fármacos antidiabéticos... 

Staff

2018-08-06

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. Aparte que acelera la pérdida de masa muscular, y algunos fármacos antidiabéticos contribuyen a esta pérdida de músculo. Es por esto que las personas que sufren diabetes tienen mayor riesgo de desarrollar fragilidad -incrementa la vulnerabilidad, la discapacidad y favorece la muerte prematura-.

En estos casos una infección o un nuevo tratamiento pueden desembocar en una situación de hospitalización, discapacidad o muerte. Por tanto, identificar estilos de vida que pueden disminuir el riesgo de fragilidad es de especial importancia para las personas mayores, y en especial para aquellas que son diabéticas.

En un trabajo publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, expertos del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) concluyen que seguir una dieta mediterránea reduce el riesgo de fragilidad en mujeres mayores que sufren diabetes.

Los investigadores utilizaron datos de 8.970 mujeres americanas mayores de 60 años con un diagnóstico de diabetes, procedentes del estudio Nurses Health Study. Estas personas, que fueron seguidas durante 22 años, se identificaron aquellas que se convirtieron en frágiles.

“Observamos que aquellas participantes que mantuvieron en el tiempo un patrón de dieta mediterránea tuvieron un 28% menor riesgo de ser frágiles que aquellas que no siguieron este patrón”, señala Esther López-García, profesora en el Departamento de Medicina Preventiva de la UAM.

Las necesidades nutricionales se mantienen a lo largo de la vida adulta, pero las necesidades energéticas se reducen sustancialmente en las edades más avanzadas.

Esto supone que puede ser difícil encontrar una dieta equilibrada, que proporcione una ingesta adecuada de nutrientes para prevenir la pérdida de masa muscular, y que a la vez sea baja en calorías para prevenir la obesidad.

“La dieta mediterránea es nutricionalmente equilibrada y puede ser mantenida en el tiempo, con lo que se reduce el riesgo de obesidad”, asegura Fernando Rodríguez Artalejo, director del departamento de Medicina Preventiva y autor senior del estudio.