LOADING

Type to search

CELEBRA THANKSGIVING CON TU FAMILIA POLÍTICA SIN MORIR EN EL INTENTO

Share

El Día de Acción de Gracias es la celebración laica más importante para los estadounidenses. Se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre y supone el inicio de salida para la temporada de fiestas y compras de finales de año.

Tras la pandemia muchas familias estuvieron separadas sin darse ese abrazo que tanto hace falta pero ahora que estamos poco a poco volviendo a la normalidad, muchos celebrarán junto a sus seres queridos, sentados juntos alrededor de una mesa y compartiendo sus anécdotas.

En el caso de las parejas, lo normal es que se repartan los años e intercalen su presencia y, llegados a este punto, muchos se preguntan: ¿Y qué pasa si me toca pasarlo con mi familia política? Si es la primera vez, los interrogantes se multiplican: ¿Cómo me comporto? Aquí, algunos consejos… ¡Tomen nota!

  • Ustedes eligen: Lo primero que deben de tener claro es que cada uno es dueño de sí mismo, con sus respectivas consecuencias. Esto significa que deben pensar si quieren o no quieren pasar esas fechas con su familia política. ¿Es importante para mi pareja y quieren ser generosas con él? Aun así, según los expertos, “es preferible pasar un disgusto un día, que toda la vida amargada. Llegar a los 60 viendo que hemos estado toda la vida haciendo lo que quería el resto en vez de lo que deseábamos es una pena, muy a la orden del día”.
  • Pacto: Si deciden que finalmente acudirán, pero hay relaciones tensas entre ustedes y algún miembro de la familia de su pareja, lo mejor es que opten por la tregua. No está de más que cuando lleguen hablen con la persona con la que tienen la controversia y firmen la paz, aunque sea tan solo por un día.
  • Aliados: Siempre habrá alguien afín a quien puedan aliarse, ¡búsquenlo! “Siempre habrá una nuera, un cuñado o su propia pareja que las entienda y las comprenda”. Piensen que lo mejor es llevarse bien con la familia política. No olviden que son los parientes de su pareja y al fin y al cabo es muy importante también que sus parejas no se sientan mal.
  • Sonrían: Como dice el refrán, “no hay mal que cien años dure”; es decir, traten de ser positivas y pensar que Thanksgiving es tan solo una vez al año. No es un gran esfuerzo. Pongan su mejor sonrisa y dispóngase a disfrutar.
  • Diplomacia: Hazte un favor a ti mismo y no intentes cambiarlos. Con la familia política no se discute, sé inteligente y ahórrate tus opiniones si van a generar discordia, ofender e incomodar. Evita temáticas polémicas como la religión, la política, las preferencias sexuales y todo aquello que pueda suscitar opiniones encontradas y radicalidades.
  • Si el conflicto ha llegado, que no cunda el pánico: pide disculpas tengas o no tengas razón, con la familia política hay que ser exquisitamente cortés y punto o lo pagarás en desavenencias conyugales.
  • Mantente disponible a ayudar, si están preparando una comida colabora activamente, si surge la oportunidad de reparar algo, ofrécete, que sientan que tu presencia además de amigable, es útil.
  • Disfruta de lo que tienes. En la mayoría de los casos, y antes de que uno meta la pata, la familia política está predispuesta a querernos. Además, todo el mundo tiene cosas buenas, escúchalos, intégrate, aprende de ellos y diviértete.
  • Ten siempre en cuenta que cuando una persona se enamora y se casa no solo establece una relación con su pareja sino también, con la familia de ésta. Es frecuente compartir momentos en fiestas tradicionales con la familia política, celebraciones  como ésta, y otras como de cumpleaños, comidas de domingo, etc. Es decir, la familia política es el vínculo que establece una persona con la familia de su pareja y de eso dependerá incluso que una relación funcione.
  • Así que ya lo saben, disfruten del pavo, de la compañía y del comienzo de unas preciosas fiestas… ¡Las fiestas decembrinas ya están aquí! y lo más aconsejable es llevar la fiesta en paz.
Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux