LOADING

Type to search

Como evitar tropezar ‘reiteradamente’ con la misma piedra!

Avatar
Share

Son muchas las mujeres que van de una mala relación a otra reiteradas veces sin importar la aflicción que esto les causa ¿por qué? ¿será acaso la obstinación hacia lo imposible o es el miedo a quedars

Son muchas las mujeres que van de una mala relación a otra reiteradas veces sin importar la aflicción que esto les causa ¿por qué? ¿será acaso la obstinación hacia lo imposible o es el miedo a quedarse en soledad? Cualquiera que sean las razones si estas experiencias no te son desconocidas es hora de descubrirlas y ponerles un alto de una vez por todas. En la mitad de su última gresca que tuvo Rita con Antonio, ella vio claramente que aquello no era nuevo para ella. Este tipo de alterada discusión ya la había tenido, muchas veces, con el mismo Alvaro y con sus otros novios anteriores. Y también cayó en cuenta de algo más: aquellas serias desavenencias con hombres que le habían interesado, y de los que se había enamorado, se debían básicamente a sus propias inseguridades.

ERRORES VOLUNTARIOS

Cualquier mujer puede equivocarse en la selección de su compañero. Pero hay algunas que se equivocan reiteradamente, una y otra vez, como si nunca aprendieran de sus experiencias pasadas. Y otras que se empecinan en casarse o en comprometerse con un hombre, a pesar de que éste da las más claras señales de no ser el tipo de hombre que ellas necesitan. Cuando ese hombre que le ha atraído tanto, y con el que usted está saliendo muy entusiasmada, exhibe todas las características de un compañero que no es para usted, ¿cuál es el propósito de dejar que una situación, que puede cortarse a tiempo, se prolongue?  ¿Por qué insisten en cometer siempre los mismos errores, repitiendo el mismo tipo de relación negativa, a pesar de que ya saben, por experiencia propia, lo que espera?

EL TEMOR A LO DESCONOCIDO

Por increíble y absurdo que parezca, una de las razones del ciclo repetitivo es la familiaridad misma de las situaciones, aunque éstas sean negativas e, incluso, destructivas. Hay mujeres que le temen menos a una situación o experiencia conocida, aunque haya terminado en fracaso, que a una experiencia nueva que nunca han tenido anteriormente. “Hay quienes se obstinan en repetir una mala experiencia”, comenta la doctora Norah Morand, “antes que enfrentarse al reto de explorar una situación desconocida. No tiene lógica, pero así ocurre con muchas mujeres e, incluso con algunos hombres”.

El pensar que un hombre nos necesita, o el creernos que conocemos bien a cierto tipo de hombre, les da a muchas mujeres una falsa seguridad. Les hace sentirse importantes, dueñas de sí mismas, en completo control de la situación. “La inseguridad”, explica el ya citado doctor Mesa, “es una de las razones por las que el ser humano se aferra a lo conocido, aunque ni le convenga ni le haga feliz. Lo desconocido les asusta. Y no sólo en materia de amor, matrimonio y convivencia, sino en general. Eso explica por qué muchas personas no prosperan en la vida. El trabajo que tienen, aunque no les guste, y el ingreso que les produce, aunque sea escaso, les dan seguridad y, por no perder esa seguridad, no se atreven a enfrentarse a retos mayores”.

POR FORTUNA, HAY CURACION 

Aunque el Síndrome de la Trampa del ciclo Repetitivo es como una “enfermedad grave”, por suerte hay autotratamiento que pueden remediarlo o curarlo de una vez y por todas. “Lo primero”, dice el doctor Mesa, “es que la víctima reconozca que la trampa efectivamente existe y que ella ha caído en sus redes. Cuando la mujer al fin logra admitirlo, puede estar segura de que ya ha dado el primer paso de avance”. La segunda fase del tratamiento es un poco más difícil, pero no insuperable. La persona tiene que aceptar la responsabilidad de su propia vida y de sus propias acciones, decidiéndose a cambiar las cosas, sin la vana esperanza de que éstas van a cambiar por sí solas.

Finalmente, manténgase alerta, ¡muy alerta! Al menor síntoma de recaída, tómese la aspirina del sentido común, no el jarabe de las dulces ilusiones. Esto no quiere decir, que no pueda volver a amar y sentirse plenamente enamorada y feliz. Usted no está cerrándole la puerta al amor, pero sí dándole un fuerte portazo en las narices a ese tipo de hombre que jamás podrá hacerla feliz. Los Puntos Esenciales para modificar esa conducta de codependencia

• Reconozca el hecho de que usted ha estado repitiendo los mismos errores, y admita que esas repeticiones no han logrado el resultado de hacerla feliz.
• Analice las causas de esa reiterada repetición de su conducta. ¿Es que la asustan los cambios? ¿Es que le deprime la soledad y piensa que cualquier compañero es mejor que ninguno? Una vez que haya eterminado la causa o las causas que en el pasado la han movido a cometer costosos errores, estará mejor preparada para no repetirlos.
• Sabiendo cuáles son las cosas que quiere evitar a toda costa, y cuáles son las que quiere propiciar, tome las riendas de su conducta y encamínelas a lograr sus fines: rechazar de plano lo que no quiere; buscar deliberadamente lo que sí desea.
• Aprenda a dar un firme “no”, sobre todo cuando advierte el peligro de repetir los mismos errores que tan caro le han costado. Y si en el transcurso del cambio el miedo a lo desconocido impera, recuerde y reflexione que el tropezar con la misma piedra sólo trae congoja y depresión, ¡no lo olvide!!

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux