LOADING

Type to search

CORONAVIRUS EN CHINA

Avatar
Share

¿Por qué los brotes infecciosos se están volviendo cada vez más comunes?

A lo largo de los últimos 30 años, el número de brotes virales se ha incrementado y las enfermedades infecciosas de rápida propagación -como el actual coronavirus en China- se están volviendo cada vez más comunes. Pero, ¿por qué?

Es un hecho evidente que hay muchas más personas en este planeta que nunca antes –la población global es de 7,700 millones y continúa en ascenso- y también estamos viviendo cada vez más cerca, unos de otros.

Más gente ocupando menos espacio significa un mayor riesgo de exposición a los patógenos que causan enfermedades.

El coronavirus que surgió en Wuhan, China, parece ser transmitido entre los humanos por las gotitas despedidas cuando las personas tosen o estornudan. El virus puede sobrevivir por corto tiempo fuera del cuerpo, así que el emisor y el receptor deben estar relativamente cerca para que se produzca el contagio.

Pero, ¿sabías que existen diversos tipos de coronavirus?

Los coronavirus son una familia de virus que se descubrió en la década de los 60. Sus diferentes tipos (seis conocidos hasta ahora) provocan diferentes enfermedades, desde un resfriado común y corriente sin mayores consecuencias, hasta un síndrome respiratorio grave, como es este nuevo virus detectado en China a finales del 2019.

Experiencias anteriores, como la del 2014, nos indican que la epidemia de Ébola se transmitía a través de la sangre u otros fluidos corporales, sólo aquellos en proximidad cercana podían caer infectados.

Pero no todos los virus se pasan de humano a humano. El zika, por ejemplo, se contagia por picadura de mosquitos a humanos pero también por la extrema cercanía entre personas.

Desde el 2007, más humanos han vivido en ciudades que fuera de ellas. Más de 4.000 millones de personas viven ahora en 1% de la masa terrestre de la tierra.

Y muchas de las ciudades a las cuales nos estamos mudando no están preparadas para nosotros. Así que muchas personas terminan en zonas marginadas, sin un sistema de aguas residuales adecuado, permitiendo la rápida propagación de las enfermedades.

Movilidad

Aviones, trenes y automóviles significan que un virus puede viajar al otro lado del mundo en menos de un día. En unas pocas semanas, se registraron posibles brotes de coronavirus en más de 16 países.

En 2019, las aerolíneas transportaron 4,500 millones de pasajeros.

Wuhan es una de las paradas principales del servicio de tren rápido de China y el virus surgió precisamente cuando el país asiático se alistaba a dar inicio a la mayor migración humana en la historia -más de 3,000 millones de viajes a través de todo el territorio para la celebración de su Año Nuevo.

Más carne, más animales, más enfermedades

Ébola, SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y ahora el coronavirus de Wuhan son todos virus zoonóticos, trasmitidos de animales a humanos.

El nuevo coronavirus parece haberse originado en un mercado de carne que vende animales vivos. Los primeros informes especularon que pudo haber sido trasmitido por serpientes.

Nuestro apetito global por la carne va en aumento, las crías de animales se están expandiendo a medida que partes del mundo se enriquecen y desarrollan una dieta con mayor contenido de carne.

Simplemente no estamos preparados

Aunque el mundo está más conectado que nunca antes, todavía no contamos con un sistema global de salud que pueda responder a estas amenazas.

Para detener el brote, dependemos de los gobiernos de los países donde surgen. Si no actúan, todo el planeta está en riesgo.

Buenas noticias

Aunque estamos viendo más brotes que nunca antes, menos personas se están enfermando y muriendo a causa de ellos, según un estudio del Royal Society, una academia científica en Reino Unido.

Cuando las economías crecen rápidamente, como hemos visto en China, la higiene básica y el acceso hacia el cuidado de salud mejoran.

Los tratamientos son mejores, más personas tienen acceso a estos y nos estamos volviendo más efectivos con la prevención. Las vacunas se desarrollan mucho más rápido.

De ninguna manera la respuesta global es perfecta, pero estamos mejorando la capacidad de detectar y responder a los brotes.

Un país como China puede construir un hospital con 1000 camas en una semana, algo que hubiera sido completamente impensable en 1918.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux