LOADING

Type to search

Después de 30 años de casados su esposo la dejó

Avatar
Share

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

Querida Doctora Consejos:
 Soy asidua lectora de su columna, y por lo mismo me animé a contarle mi situación.

 Tengo de 60 años de edad, me casé y formé familia con un hombre que me lleva un año. Esa unión fue en contra de toda mi familia, porque yo era una muchacha universitaria y él era iletrado y de no muy buena familia. Lo amé, respeté y le fui fiel. Tuvimos tres hijos y vivimos felices. A los 30 años de casados tuve que venir de emergencia a EEUU, pues teníamos un hijo enfermo aquí, él quedó de reunirse con nosotros inmediatamente, pero no fue así.

 A los 3 meses de estar aquí tuve que mandar a mi hijo enfermo para Santo Domingo con su hermano menor, ahí descubrieron ellos que mi esposo tenía una relación con una vecina que vimos crecer (y prostituirse).
 Yo me enteré y no lo acepté, al paso del tiempo mi esposo ha querido tratarme como si nada hubiera ocurrido, como si no hubiera destrozado mi vida con su indiferencia y su burla.
 Él se mudó con ella y le paga todos los gastos, incluyendo lo del colegio de sus hijos, ella no trabaja y le pide mucho dinero. ¿Qué hago? ¿Lo trato como si nada hubiera ocurrido? Yo siento dolor, rencor, porque hubo demasiadas burlas por parte de ellos dos.
— Desconcertada

Querida Desconcertada:
¿Qué haces?, ¿crees poder tratarlo como si nada hubiera ocurrido?… ¡No amiga! Acepta la realidad, el hombre ya se fue, está con otra y, aunque sigas casada con él, ya no te pertenece. De ninguna manera puedes fingir que no ha pasado nada, porque eso solamente sería exponerte a mucho dolor. Entre más pronto aceptes la realidad de las cosas y le llames al pan, pan y al vino, vino, más pronto empezarás a sanar.

 Entiendo cómo debes sentirte porque este hombre te traicionó cuando tú estabas a cargo de un hijo enfermo, ese, definitivamente, fue un golpe muy bajo. Pero dice el dicho que palo dado ni Dios lo quita, así que es mejor que aceptes la pérdida del esposo y empieces a hacer planes en tu vida que no lo incluyan a él.

 A los 60 años todavía tienes frente a ti unos buenos 30 o más años por delante, debes asegurarte que sean años felices. No mires hacia atrás, no vale la pena.
 Camina de frente, tranquila, con la conciencia que fuiste una buena esposa y cumpliste plenamente con tu papel de madre y esposa. Eso tiene que darte mucha satisfacción. Te deseo buena suerte!!

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux