LOADING

Type to search

EL AMIGO IMAGINARIO DE LOS NIÑOS

Avatar
Share

Es común que en la etapa de los 2 ó 3 años de edad, algunos seres, amigos o héroes imaginarios aparezcan e invadan el día a día de los niños. Si su hijo está pasando por esta etapa, no se asuste ni se preocupe, porque eso es totalmente normal

Los amigos imaginarios, a pesar de que no se dan en la totalidad de los niños, si son muy comunes y forman parte del desarrollo de los niños.

Y hay que entender que la imaginación y fantasía, no es un proceso patológico, sino que es ‘normal’ que su hijo tenga un amigo imaginario es un hecho que no debe generarle alarma, pero no debiera ser ya que es un comportamiento más común de lo que usted se imagina y tiene más puntos a favor que en contra.

Estamos observando el juego de nuestro hijo y vemos como mantiene una entretenida charla con alguien, le hace partícipe de su actividad e incluso le castiga por algo que ha hecho mal. Este ‘amigo’ incluso puede tener un nombre y ser para nuestro hijo tan real como nosotros mismos.

Hay padres que se preocupan ante esta ‘presencia’ pero eso no debe ser.

“El amigo imaginario” suele aparecer a partir de los 2 ó 3 años de edad y no son más que la expresión del desarrollo evolutivo del niño. En su proceso de crecimiento los niños pasan por diversas fases, cuando son bebés empiezan por descubrir todo lo que hay a su alrededor y no suelen hacer mucho caso al resto de niños. Lo habitual si vamos a una guardería es observar cómo los niños de 1 a 2 años juegan uno al lado del otro, pero todavía no interactúan entre ellos, primero deben conocer su propio entorno.

Y es precisamente a partir de 2 o 3 años de edad cuando empieza el proceso de socialización y entran en juego -aunque todavía de una forma muy limitada-, la existencia de los otros seres o personas y también empiezan a aprender que sus actos tienen unas consecuencias y de que hay unas reglas y unas normas que se deben respetar. Como en todo nuevo aprendizaje es necesario un periodo de entrenamiento, de ensayo, y es ahí cuando hace su aparición el amigo imaginario.

Este amiguito tiene para el niño una personalidad propia y es tan real como los compañeritos de escuela, de hecho su presencia no implica que el niño no se vaya a relacionar con el resto, supone un complemento más que le va a ayudar a asimilar mejor todos estos nuevos conocimientos y formas de relacionarse con el resto.

Detectar a este amigo es fácil, el niño hablará de él igual que habla de sus compañeros de clase e incluso lo va a utilizar como válvula de escape, culpándole por ejemplo de sus malas acciones. Este amigo servirá también para que el niño exprese sus sentimientos, lo que evita que estos queden reprimidos y será muy útil para los padres ya que así conocerán sus emociones.

A partir de los 7 u 8 años el amigo imaginario debería desaparecer

El amigo imaginario puede permanecer en la vida del menor aproximadamente hasta los 7 u 8 años, a partir de ahí el niño ya tiene establecidos una serie de vínculos con sus amigos de verdad y esta presencia deja de ser necesaria. Es el momento en el que los sentimientos y emociones se empiezan a vivir de forma interna, indicando que el niño ha dado un paso más en su desarrollo.

Los padres sólo deben preocuparse si el niño abandona poco a poco sus intereses y tareas para pasar cada vez más tiempo con ese amigo imaginario. También es motivo de preocupación que el niño no tenga amigos reales de su edad con los cuales jugar y relacionarse.

¿Qué pueden hacer los padres?

Lo más conveniente es que los padres no interfieran, lo cual significa que no deben participar ni estimular la existencia de ese amigo imaginario. También implica que no se debe reprimir ni castigar. Lo ideal es que los padres se mantengan en un discreto segundo plano, observando cómo se relaciona el niño con ese personaje.

También es importante que los padres creen ocasiones para que el niño pueda jugar e interactuar con otros niños, que fomenten amistades verdaderas. Se trata simplemente de aceptar ese amigo imaginario como una fase más en el desarrollo del niño.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux