LOADING

Type to search

El ‘Hay-Adams’ es un hotel encantado donde por ahora, se hospeda la familia del Presidente Electo

Avatar
Share

Estados Unidos vive los últimos días de la presidencia de George W. Bush y se prepara para el relevo histórico que se producirá con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

A unos pasos de la Casa Blanca, se encuentra un lujosísimo hotel, cuyas paredes desde el siglo XIX hospedan el espectro de una mujer, y por ahora la familia Obama habita ahí

Estados Unidos vive los últimos días de la presidencia de George W. Bush y se prepara para el relevo histórico que se producirá con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca el próximo 20 de enero. Mientras tanto, y debido a la negativa del actual presidente a que el futuro mandatario, su mujer Michelle y sus dos hijas Sasha y Malia se instalaran en la Casa Blair, la familia decidió instalarse en un lujoso establecimiento de Washington, el Hotel Hay-Adams, un edificio de estilo renacentista donde las habitaciones llegan a costar 6.000 dólares la noche, a cambio de baños de mármol y sábanas italianas, y donde, Entérese y Sorpréndase, se dice que deambula un fantasma del siglo XIX. Se trata del espectro, el fantasma de la mujer de un asistente personal del presidente Abrahm Lincoln…. ¿Coincidirán en los pasillos?

HOTEL ‘EMBRUJADO’

 Construido en 1928, el hotel Hay-Adams que está situado a sólo una manzana del futuro hogar de la  primer familia afromericana, lleva el nombre compuesto de los apellidos dos personajes: John Hay, asistente privado y personal del presidente Abrahm Lincoln y el segundo, el secretario de estado y Henry Adams, un escritor y profesor de la Universidad de Harvad que era descendiente de los presidentes John Adams y John Quincy Adams.
 Ambos tenían sendas casas en el lugar donde luego se erigió este hotel. Del hogar de Henry Adams, el hotel ha heredado más que el nombre, ya que según cuenta una vieja leyenda. Su esposa, Marian Hooper Adams, una dama de la alta sociedad que era conocida como “Clover” (Trébol) por sus íntimos, se marchitó por una depresión y se suicidó en diciembre de 1885 tras ingerir cianuro de potasio.
Desde entonces, su espectro permanece, según cuentan, en el lugar de su infortunio, donde a principios de diciembre, mes de su muerte: abre puertas, susurra con aliento gélido el nombre de los empleados y los abraza con brazos invisibles. También se le ha oído preguntar, entre llantos, “¿Qué quieres?”.
 Por suerte, las apariciones suelen ocurrir a principios de diciembre, justo cerca del aniversario de la muerte de la mujer, por lo que el Sr. Obama probablemente tendrá que inquietarse sólo por los problemas terrenales que afrontará como presidente de los EE.UU.
 Con o sin la presencia de la señora Adams, el hotel reúne suficientes comodidades y lugares para entretenerse como para que los Obama no echen de menos su espaciosa residencia de Chicago. Además de las estupendas vistas, el hotel cuenta con uno de los mejores restaurantes de la capital federal.
 
Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux