LOADING

Type to search

El rostro del ‘‘Tea Party’’

Avatar
Share

Hay un dicho muy conocido en el vocablo inglés. Más o menos la traducción al español es la siguiente: “Se ve como un pato, camina como un pato, [entonces] es un pato”. Si vemos al grupo ‘Tea Party’

Por: Dr. Humberto Caspa

  Hay un dicho muy conocido en el vocablo inglés.  Más o menos la traducción al español es la siguiente: “Se ve como un pato, camina como un pato, [entonces] es un pato”.

 Si vemos al grupo ‘Tea Party’ de frente, por atrás, por un lado, por arriba o por abajo, o hacia su parte interna, entonces nos damos cuenta que el fenómeno que produce es un movimiento de tipo reaccionario.

  El grupo se organizó en el 2009 en forma desprovista y una vez consumada la victoria del actual Presidente, especialmente después de su inauguración.

  Su cimiento ideológico lo proporcionó el conductor de radio Rush Limbaugh. En uno de sus programas matinales condenó al paquete de estímulo económico del presidente Obama con el término de “porkulu”, el cual viene a ser una combinación del estímulo económico del Presidente, y las prebendas económicas (pork barrel) que proveen a los distritos federales con dineros que no están fiscalizados o controlados.

  Luego el 10 de febrero del año pasado, la activista Mary Rakovich de la organización conservadora Freedomworks organizó un mitin en frente de la Casa Blanca con pancartas de puercos, haciendo alusión a los programas de gastos del gobierno. 

  Seis días más tarde, otra activista, Keli Carender, a través de su red de Internet, incitó a la gente de Seattle, Washington, a organizar protestas contra el paquete económico de Obama. Su mensaje, no sólo movilizó a la población de su región sino que también tuvo efecto en los estados de Colorado y Arizona.

 El movimiento de Tea Party prácticamente se consolidó y se hizo conocer el 15 de abril pasado.  Miles de personas acudieron a diversos mitines en diversos lugares del país para protestar contra lo que comúnmente se conoce como el “gran gobierno”, las políticas de los demócratas, el presupuesto federal y específicamente contra el paquete de estímulo económico del presidente Obama.

  A pesar de que el grupo nació y creció sin una identidad política –sus miembros dicen no pertenecer al Partido Demócrata o Republicano—, su retórica se ha ido inclinando día a día  hacia el bando republicano.  A pesar de que no lo reconocen, la extrema derecha de este partido ha empezado a tomar la batuta del movimiento.

 La lista de enemigos del Tea Party se expandió a otros ángulos.  Aparte del gobierno del presidente Obama y los demócratas, la nueva lista incluye a la película “Avatar”, cuyo enlace hace notar claramente la religión panteísta o la adoración a la naturaleza.

 Por razones inexplicables, entre los enemigos también se encuentran universidades, elites académicas y, cómo ya es costumbre entre los grupos ultracoservadores, a los inmigrantes indocumentados los consideran como el problema principal de la economía del país.

  Para demostrar su nuevo rostro conservador, el Tea Party invitó a Sarah Palin para exponer su cartel político en la convención.  La ex candidata a la vicepresidencia comentó que el Tea Party es la base de la nueva revolución.

  El editor de un periódico en San Diego una vez me dijo: “Los radicales y ultraconservadores a menudo son los que más politizan el sistema político”. Y parece que tiene razón.  El sector más conservador del Partido Republicano vuelve a tomar el liderazgo.  Ahora el grupo Tea Party es su nuevo eje.

Dr. Humberto Caspa es profesor universitario. E-mail: hcletters@yahoo.com.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux