LOADING

Type to search

El tamaño de las Personas

Avatar
Share

  El tamaño de las personas depende de cada uno de nosotros, de cómo pensemos, cómo hablemos y cómo queramos comportarnos con los demás. Uno es grande cuando abre su corazón para aprender de otros y aceptarlos por lo que son y no por lo que tienen o hacen.

   El famoso dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare en uno de sus múltiples ensayos escribió y describió “El tamaño de las personas” y él las definió de la siguiente manera:

   Una persona es enorme para uno, cuando habla de lo que leyó y vivió, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe inocente.

  Es pequeña cuando sólo piensa en sí misma, cuando se comporta de una manera poco gentil, cuando fracasa justamente en el momento en que tendría que demostrar lo que hay de más importante entre dos personas: la amistad, el cariño, el respeto, el celo y asimismo el amor.

 Una persona es gigante cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto contigo.
 

Pero es muy chica, cuando lo único que puede o le gusta es criticar los errores de los demás y le dé poca o nada importancia a los logros de quienes le rodean.

  Una persona es grande cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra, no de acuerdo con lo que esperan de ella, pero de acuerdo con lo que espera de sí misma.

  Una persona es pequeña cuando se deja regir por comportamientos clichés. Una misma persona puede aparentar grandeza o pequeñez dentro de una relación, puede crecer o disminuir en un espacio de pocas semanas.

  Una decepción puede disminuir el tamaño de un amor que parecía ser grande. Una ausencia puede aumentar el tamaño de un amor que parecía ser ínfimo.

  Hay personas que se agigantan y se encogen a nuestros ojos, porque nuestro juicio es hecho, no a través de centímetros y metros, sino de acciones y reacciones, de expectativas y frustraciones.

  El egoísmo unifica a los insignificantes… No es la altura, ni el peso, ni unos músculos de gran tamaño que tornan a una persona grande… es su sensibilidad, sin tamaño.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux