LOADING

Type to search

EL VINO, CON MODERACIÓN, UN ANTIDEPRESIVO IDEAL

Share

El especialista Rojas subrayó que el vino tiene efectos beneficiosos desde el punto de vista físico y psicológico tomado con moderación, que él entiende como una o dos copas diarias de un vino de calidad. Aparte de ser antidepresivo reduce el riesgo cardíaco, si se consume el vino en dosis moderadas.

El catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense y presidente de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN), Enrique Rojas, sostiene que un vino de calidad de entre 11 y 13 grados tomado con moderación es un alimento, pero también un antidepresivo.

Autor de varias publicaciones sobre temas clínicos, humanísticos y de ensayo, Rojas sostiene que el vino, entre otras propiedades físicas, es antioxidante, bactericida, normalizador de la tensión arterial e hipoglucemiante.

También ha elogiado sus beneficios psicológicos y, como tal, lo ha calificado, de “antidepresivo”.

“Es un elevador del tono vital, porque actúa sobre el ciclo metabólico del azúcar y los neurotransmisores cerebrales: la serotonina, la dopamina y la adrenalina”, declaró Rojas.

Otra de las propiedades psicológicas que este médico atribuye al vino es su efecto ansiolítico, ya que “disuelve las tensiones emocionales”, sin olvidar que produce “un aumento de la capacidad de comunicación y de pensamiento” de la persona.

VINO, ¿SALUD?.

El sector vitivinícola europeo puso en marcha una campaña “Vino con moderación, arte de vivir”, con el objetivo de fomentar una cultura de consumo y disfrute de esta bebida de forma responsable, especialmente entre los jóvenes.

Agricultores y bodegas han subrayado, durante la presentación de esta iniciativa, que toda la cadena de producción “debe movilizarse para reforzar la ingesta sensata de vino, como norma cultural y social”, según el portavoz del programa, George Sandeman.

El sector incide en que beber una o dos copas de vino diarias es saludable y en que es importante educar a los ciudadanos, pero también a los productores para conseguir una cultura de disfrute del consumo moderado.

Gemma Vilahur, cardióloga del Instituto de Ciencias Cardiovasculares de Barcelona (España), considera que para las personas mayores de 40 años, el consumo de 200 mililitros (20 gramos) de vino al día es beneficioso porque disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno. “Sin embargo, pasar de los 50 gramos ya es perjudicial”, ha aclarado la cardióloga.

Vilahur también ha recordado la importancia de combinar el vino con una dieta saludable y ha resaltado que lo óptimo es beberlo durante la comida, porque el proceso de absorción es más lento.

Aparte de ser un buen antidepresivo, el vino también:

Reduce el riesgo cardíaco

Se ha comprobado que aquellas personas que consumen vino en dosis moderadas tienen un 30% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

Antibacteriano

Tanto el vino tinto como el blanco tienen propiedades antibacterianas. Esto quiere decir que el vino tiene la capacidad de reducir las bacterias de los alimentos, protegiendo así al cuerpo humano.

Por Mónica Luna // EFE REPORTAJES

Siguenos:
Previous Article
Next Article

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux