LOADING

Type to search

Empresarios en la política

Avatar
Share

¡Ajá! Apenas recibió el agua bendita del Partido Republicano. Para ser más exactos, Meg Whitman, ex gerente de eBay, se hizo oficialmente conservadora hace dos años atrás. Votó por primera vez cu

Por: Dr. Humberto Caspa

  ¡Ajá!  Apenas recibió el agua bendita del Partido Republicano.  Para ser más exactos, Meg Whitman, ex gerente de eBay, se hizo oficialmente conservadora hace dos años atrás.  Votó por primera vez cuando tenía 46 años de edad.  Sin embargo, hoy, esta vaca sagrada del sector privado, quiere ser la nueva gobernadora de uno de los estados más politizados del país.

  La osadía de Whitman es, por mucho, una de las osadías más osadas del paraninfo político.   ¡Ah! Perdone la redundancia.

  No es la primera vez ni va ser la última que un voluntarioso jefe ejecutivo de una de las empresas privadas más exitosas del país busque ensartarse dentro de la política.  Anteriormente sucedió con Steve Forbes, legendario dueño de la revista financiera que lleva su nombre, Michael Huffington, Al Checchi, entre otros.

  La misma Arianna Huffington, ex esposa de Michael, buscó, sin fortuna el puesto del ex gobernador Al Davis, cuando la población votante californiana decidió reemplazarlo a través de un “recall.”  Por cierto, Arianna escribe como una diosa griega de la política, pero sus escritos no le han permitido llegar a Sacramento o Washington.

 Estos paladines empresariales gastan mucho dinero durante el proceso electoral.  Algunas veces le dan oportunidad a los medios de comunicación y a los paparazzis para que puedan abrir y sacar a flote los trapitos sucios de sus casas.   Los han puesto en el ojo de huracán, y muchas veces no han sabido cómo confrontar el zafarrancho político.

  A Michael Huffington, por ejemplo, los medios de comunicación lo desvirtuaron tanto que su nombre quedó en la nada. Nos enteramos que en su vida, no sólo había mujeres, sino también personas de su propio sexo.   Al final se divorció de Arianna y fue el hazmerreír de los programas cómicos de la televisión nocturna.

 Uno de los pocos empresarios que pudo lograr algo interesante en la política es el actual gobernador Arnold Schwarzenegger.  No había sido elegido a un puesto político a través de las urnas antes de ser nombrado gobernador, aunque estuvo muy aferrado a los máximos dirigentes del Partido Republicano.  Se convirtió en un icono de las películas y desde ahí conquistó a los republicanos y los votantes sin partido político.  Al final fue elegido gobernador de California.

 Los republicanos organizaron un verdadero festín cuando llegó al Capitol de Sacramento.  Para el lamento de los californianos, la calidez humana de Schwarzenegger nunca se transformó en un liderazgo sólido en la política. Inicialmente se peleó con los Demócratas del congreso californiano, luego con la población votante y, al final, entabló sendas batallas con representantes de su partido. 

 Ahora, Meg Whitman nos está diciendo que ella lo va a ser mucho mejor que Arnold y los otros jefes empresariales. Para empezar, ya nos prometió que va a despedir a más de 40,000 empleados públicos.  Parece que le gustaría conducir a California como a una empresa particular, de manera sistemática, con el garrote en la mano, como un dictador latinoamericano.

 Qué poco entiende Whitman de la política.  Aparte de experiencia, le falta hacer una recolección de la historia reciente de California. El mundo del negocio es totalmente diferente al mundo de la política.  Aparte de la corbata, el saco o el vestido de diseñador, también se necesita una chaqueta de goma para embarrarse en el lodo.  Whitman apenas trae el primero, se olvidó del segundo.

 

Dr. Humberto Caspa es profesor universitario. E-mail: hcletters@yahoo.com.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux