LOADING

Type to search

Es el ser humano más pequeño del mundo…pero gracias a eso sacó a sus padres de la pobreza!

Avatar
Share

Mide exactamente cincuenta y dos centímetros (un pie y nueve pulg. aprox) y pesa 4,5 kilos (unas 8 libras), es decir, su peso y estatura es casi como un recién nacido, pero ha cumplido 14 años, tiene

Mide exactamente cincuenta y dos centímetros (un pie y nueve pulg. aprox) y pesa 4,5 kilos (unas 8 libras), es decir, su peso y estatura es casi como un recién nacido, pero ha cumplido 14 años, tiene dentadura completa y habla como cualquier chico adolescente de su edad. Su nombre es Khagendra Thapa Magar y vive en Nepal. Es en pocas palabras, el ser humano más pequeño del mundo!!!

Como un capricho de la naturaleza, Khagendra Thapa nació el 25 de marzo de 1992 en Baglung (Dhaulagiri. Nepal), a 200 kilómetros al este de Katmandú. Su padre, Roop Bahadur Thapa Magar, comenta que cuando su hijo nació tenía el tamaño de “un pollo recién salido de su cascarón”. Era el primogénito del matrimonio, y por eso su esposa Dhan, lo adoraba, aunque también recuerda que en un principio, fue considerado una vergüenza para el resto de la familia y por ello les aconsejaron que fuera ocultado a las miradas de los vecinos de la localidad.

UN BEBE DE 600 GRAMOS

Khagendra pesaba tan sólo 600 gramos cuando salió del útero materno y su nacimiento aunque al principio fue causa de felicidad, después supuso una molesta carga para la familia. Lo escondieron durante años por temor a las burlas. “Mi hijo comenzó a salir de casa cuando tenía ocho años, antes no se lo permitimos”, explicó su madre. Pero su crecimiento se detuvo al cumplir los once años. Los padres creyeron que lo mejor era llevarlo a la escuela de la localidad como un niño normal. Sin embargo, la decisión no surtió el efecto que esperaban. Fue como un juguete para sus compañeritos, lo levantaban en brazos y lo trataban como a un muñeco. No dejaban de burlarse de él, por eso y a pesar de ser muy estudioso, tuvieron que desistir de la escolarización.

La familia tuvo un segundo hijo, que ahora ha cumplido los nueve años, con un desarrollo físico y psíquico totalmente normal. En situación económica precaria, los padres empezaron a pensar qué podían hacer con una criatura de 14 años “que cabe en una bolsa”, confesó Roop. El padre se desplazó a la ciudad de Pokhara en marzo de 2006 con la intención de recibir alguna ayuda por la enfermedad que impide a su hijo crecer. Los curiosos no tardaron en congregarse alrededor del adolescente, asombrados de su minúsculo tamaño y de su forma de hablar y bailar, con total desparpajo. Roop aprovechó la circunstancia y comenzó a pedir dinero a todo el que quisiera ver a su hijo.

COLAS DE HORAS PARA VER AL JOVEN

Desde entonces ha repetido esa acción en numerosas ocasiones y ha recaudado una gran cantidad de dinero que la familia empleará para el tratamiento médico de Khagendra. Unas cincuenta mil personas hicieron cola durante 48 horas para ver al muchacho. Se han creado leyendas en torno a esta criatura de tamaño liliputiense. La llegada del joven a la ciudad de Pokhara coincidió con las primeras lluvias, vitales para las cosechas, lo que incrementó su fama. Algunos creen que es la reencarnación del dios Visnú, que la mitología hindú glosa que asumió la forma de enano para humillar a un poderoso rey. El adolescente nepalí ha entrado en el Libro Guinness de los Récords como la persona más pequeña del mundo y Nepal ahora puede presumir de tener tanto la montaña más alta del mundo, el Everest, y el ser más pequeño, Khagendra.

“Y Créanlo o No, -declaró Roop- Así ha sido como mi pequeñito hijo me liberó de deudas y trajo a mi familia felicidad y prosperidad”…

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux