LOADING

Type to search

Escogiendo la Mochila Adecuada para evitar problemas de espalda!

Avatar
Share

A partir de la primera semana de septiembre, en la gran mayoría de las escuelas, millones de niños estarán de regreso a clases, acompañados de lo que será su indispensable artículo escolar:

Muchos padres de familia abarrotan las tiendas para comprarle lo necesario a sus hijos para este regreso a clases. Entre los artículos que adquieren, la mochila es uno de los artículos más importantes y que los adultos deben prestar seria atención para evitar posible futuros problemas de salud a los niños

 
 A partir de la primera semana de septiembre, en la gran mayoría de las escuelas, millones de niños estarán de regreso a clases, acompañados de lo que será su indispensable artículo escolar:  la mochila. Si bien, al principio éstas no constituirán una inconveniencia, una vez que se llene con libros y otros utensilios didácticos, se convertirá en una carga molesta y peligrosa para la salud del menor. 
 Las mochilas (backpack) son una importante herramienta escolar. Sin embargo, demasiados niños la usan de forma impropia, exponiéndose al riesgo de diferentes lesiones, sobre todo de la espalda.
 La espalda y los músculos abdominales son unas de las zonas más fuertes del cuerpo, y cuando la mochila se coloca correctamente, se pueden llevar con seguridad cantidades razonables de peso. La mayoría de los expertos coinciden en que no se debe llevar más del 10 al 15% del peso corporal en la mochila. O sea, que un niño o niña de 60 libras no debe llevar más de 6 a 9 libras en ésta.
 Las mochilas se fabrican para llevarse en la espalda. Sin embargo, muchos estudiantes suelen usarla de manera incorrecta: se la colocan en un solo hombro, lo cual provoca la presión de una cantidad desproporcionada de peso sobre una parte del cuerpo. Esto causa que el niño se encorve o camine de forma diferente para acomodar el peso. Si esto continua por varios años, con el tiempo, esta postura incorrecta y el peso general de la mochila pueden dar como resultado tensiones en el cuello, hombros y espalda.
 
Selección de la mochila apropiada
 Hay numerosos estilos y tamaños de mochilas o (backpack, como es conocida por los muchachos) disponibles actualmente, lo cual posibilita que se encuentre la más cómoda y segura posible. La Academia Americana de Pediatría hace las siguientes recomendaciones a la hora de comprar la mochila:
• Seleccione una mochila ligera que no incorpore más peso a la carga del niño. Algunos materiales son más pesados que otros.
• Busque las correas amplias y acolchadas. Las correas demasiado estrechas pueden ejercer presión sobre los hombros.
• Seleccione una mochila acolchada, lo cual no sólo proporciona comodidad, sino que también protege a su hijo contra cualquier arañazo o herida provocada por objetos cortantes o punzantes (lápices, reglas, cuadernos, etc.) dentro de la mochila.
• Muchas mochilas actuales llevan correa para la cintura, la cual contribuye a distribuir uniformemente la carga en el cuerpo.
• Aunque las mochilas con ruedas evitan el peso sobre la espalda, son difíciles de controlar con frecuencia, y especialmente pesadas para subir escaleras. Además, muchas escuelas las prohíben por considerarlas como un artículo riesgoso.
 Otros consejos para mejorar la seguridad de la mochila
 La selección de la mochila adecuada es sólo parte de la ecuación. Hay otras medidas que también se deben tomar para mejorar la seguridad en el uso de la misma.
• Pídale a los niños que usen ambas correas para los hombros. La colocación de la mochila sobre un solo hombro puede, como ya se mencionó, afectar los músculos. El uso de la mochila en un solo hombro puede incrementar la desviación de la columna vertebral.
• Ajuste las correas para que la mochila esté cerca del cuerpo del niño. Las correas deben sostener la mochila dos pulgadas por encima de la cintura.
• Coloque los objetos más pesados en el centro de la mochila o lo más cercano a él.
• Pídale a sus muchachos que, si es posible, guarden los libros que no necesiten llevarse a casa diariamente en el armario asignado a cada uno, para así, aligerar la carga.
• La mochila debe cargarse y colocarse sobre la espalda flexionando ambas rodillas. Además, el niño nunca debe doblarse por la cintura al ponerse o levantar una mochila pesada… Aunque esta ultima recomendación no la toman muy en cuenta los jovencitos, trate usted, de que lo hagan, de esa forma ya que esto les será de mucha utilidad para que en el futuro cuando necesiten levantar algo pesado (cualquier cosa), no se lastimarán la espalda.
 
 Si bien, hoy en día existen mochilas con colores y formas llamativas que resultan irresistibles para muchos niños, es nuestro deber como padres, adquirirles las que mejor se adapten a su cuerpo y que no causen daños al mismo en un futuro!!

 

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux