LOADING

Type to search

Espíritu de Colaboración en los Animales… ¿Cooperación o instinto de conservación?

Avatar
Share

La palabra “ayuda” tiene diferente significado para la mayoría de personas. Mientras que unas la ofrecen de manera incondicional otras, casi siempre

La palabra “ayuda” tiene diferente significado
para la mayoría de personas. Mientras que unas la
ofrecen de manera incondicional otras, casi siempre
esperan algo a cambio. Afortunadamente en el
reino animal esta palabra NO tiene la misma de-
finición y lo han manifestado cantidad de veces y
personas como usted y yo han sido testigos. Si no
nos cree, compruébelo por usted mismo…

GENTIL GUIA

Un científico se sorprendió al ver dos ratas juntas,
porque una de ellas cogía de la cola a la otra mientras
ambas caminaban. El científico descubrió que
la segunda rata estaba ciega y que la primera rata
la estaba guiando. Otros observadores atestiguan
haber visto ratones, ovejas e incluso peces guiando
hacia el agua o el alimento a compañeros ciegos.

AYUDA EQUITATIVA

Los científicos que estudian los murciélagos han
comprobado que con frecuencia, comparten la comida
entre ellos. Pero no la comparten con cualquiera,
sino con sus padres, hermanos u otros parientes.

También la comparten con sus vecinos,
murciélagos que se posan a su lado, o con aquellos
que les habían dado comida a ellos alguna vez.

AYUDA COMUNITARIA

Los puerco espines africanos se ayudan entre ellos
en el parto. Varias hembras permanecen con la madre
cuando se prepara para dar a luz y le ayudan a
parir y a limpiar al recién nacido. Las elefantas, los
delfines hembras y las llamas también se ayudan
durante el parto.

En las manadas de elefantes, las abuelas y las tías
cuidan con frecuencia de los pequeños elefantes.

PROTECCION

Cuando nace un bebé ñu no se puede tener en piemás
de 15 minutos. Durante este periodo cualquier
hiena, perro salvaje o león podría atacarlo y matarlo
sin dificultad. En una ocasión acababa de nacer
un pequeño ñu cuando apareció una gran leona y se
acercó hacia la cría. Normalmente una manada deñus

saldría corriendo de miedo a la vista de un león
hambriento. En esta ocasión, sin embargo, algunos
de los ñus formaron una barrera entre la cría y la
leona. Esta gruñía amenazadora a medida que se
acercaba, pero los ñus no retrocedían. Finalmente,
la leona dio media vuelta y se fue; no valía la pena
pelear.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux