LOADING

Type to search

¿Existen las Almas Gemelas… o son Visiones Imaginarias?

Avatar
Share

A través de la historia se ha escuchado acerca de personas que se han visto a sí mismas pero en otro cuerpo; como  el sorprendente caso del pintor y poeta alemán Goethe que pudo ver a un hombre idéntico a sí mismo, cabalgando hacia él. ¿Realmente es posible esto?

  En la vida, en ocasiones suceden cosas bastante extrañas que aparentemente no tienen explicación, todos aquellos sucesos increíbles y misteriosos que sin lugar a duda nos sumergen en un mundo asombroso. Un ejemplo de ello son las almas gemelas, visiones o desdoblamientos, ¿a qué se deben estos sucesos?…no deje de leer este interesante tema.

   En 1771 un joven cabalgaba a la vera de un camino hacia Drusenheim, Alemania, cuando de pronto tuvo un extraño presentimiento. Entonces sucedió algo insólito: por el mismo camino, pero en senti-do contrario se dirigía hacia él otro hombre, tam-bién a caballo, pero éste era una réplica exacta de sí mismo, salvo que el otro vestía de gris con adornos de oro, y el joven nunca había visto esa ropa. En eso, la visión desapareció. El viajero se repuso de la sorpresa y reanudó su camino.

  Curiosamente ocho años después el incidente tuvo extrañas repercusiones: el joven volvió a pasar por el mismo camino, vistiendo exactamente las mismas ropas que el hombre que había visto.

  El joven en cuestión era el pintor, poeta y escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe. Muchos años después, Goethe aún seguía desconcertado por el aparente encuentro con su doble. Cuando tuvo la visión se sintió consolado, pues acababa de despedirse de la mujer que amaba, Frederika. “Aunque uno no suele reaccionar así”, escribió en su autobiografía, “esta extraña ilusión en cierta medida me tranquilizó en el momento de partir”.

             Almas gemelas
   Desde los tiempos más antiguos de la historia de la humanidad, cuando se creía que el alma existía independientemente del cuerpo y que podía separarse de él, se han registrado casos de personas que se topan con sus dobles. En los siglos XVI y XVII se acusó a las brujas de enviar a sus “espectros”, o dobles, a realizar actos perversos.
  John Aubrey, escritor inglés del siglo XVII, cita varios casos de aparición de un doble como presagio de muerte. Uno de ellos es la historia del astrólogo Richard Naiper. Después de llegar una noche a una posada. Naiper fue conducido por el posadero a su habitación. Cuando dirigió la mirada a la cama, se sorprendió al ver un hombre muerto acostado en ella. Napier manifestó su indignación, pero el posadero replicó que no había ningún muerto en la cama. El astrólogo miró de nuevo y vio que el cuerpo era el suyo. Según el relato de Aubrey, Napier murió poco tiempo después.

  Otros testigos más recientes del fenómeno tienen una opinión más serena, pues no creen en augurios de muerte. En 1929 un clérigo describió cómo despertó de su sueño una noche.

  “Vi una aparición luminosa, vaporosa, asombrosamente igual a mí mismo, que me miraba con interés y deleite… Después de mirarnos durante unos cinco segundos, mi otro yo desapareció”.

   Casos como éstos existen cada vez más, aunque nadie da una  interpretación del porqué.
                

   Explicaciones posibles
   Al buscar una explicación, los investigadores de los fenómenos psíquicos han recurrido a la literatura médica. Esta registra muchos casos de personas, en particular enfermos de migraña, que se han topado con sus dobles. Cuando no se puede identificar ningún estado físico especial o enfermedad, los psiquiatras opinan que quizá intervenga una personalidad excesivamente narcisista, o que la imaginación de la persona de alguna manera proyecta la imagen de sí misma en el mundo exterior.
 En el caso de Goethe, la explicación puede ser incluso más sencilla. Como acababa de decir adiós a Frederika, quizás echó a volar su imaginación de dramaturgo cuando emprendió el viaje.

  Esto quizá no sea tan ilógico como parece a primera vista: ya que eso no explica porqué Goethe se vio con las ropas que vestiría ocho años después en otro viaje. Aparte de decir que su elección de ese atuendo era “absolutamente fortuita”, no proporciona detalles suficientes para que alguien lo esclarezca. ¿A quién vio Goethe? ¿Realmente vio al otro hombre o fue una visión producto de su imagi-nación ¿Qué significado tuvo aquella visión?

 Como no hay respuestas ciertas a éstas y otras in-terrogantes acerca de las almas gemelas, visiones o desdoblamientos, pasan a formar parte de los Enigmas y Misterios  aún sin resolver!

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux