LOADING

Type to search

Gerald Rudolph Ford

Avatar
Share

Gerald Ford, falleció el pasado martes 26 de Diciembre a los 93 años. Ha sido el único hombre que llegó a la presidencia de Estados Unidos sin haber ganado una elección para la Casa Blanca y su

Gerald Ford, falleció el pasado martes 26 de Diciembre a los 93 años. Ha sido el único hombre que llegó a la presidencia de Estados Unidos sin haber ganado una elección para la Casa Blanca y su recuerdo
irá siempre unido al tumultuoso caso Watergate que acabó con su antecesor, Richard Nixon. Su deseo de “cicatrizar” las consecuencias de la dimisión de Nixon será, para lo bueno y para lo malo, lo que se recuerde de este republicano de Michigan, que estuvo poco más de dos años en el poder (1974-77) y del que se dice que nunca tuvo grandes enemigos.

Gerald Rudolph Ford, vicepresidente desde hacía apenas nueve meses tras el escándalo financiero que forzó la salida de Spiro Agnew, fue nombrado el 38avo. Presidente de Estados Unidos el mismo día en que renunció Nixon, el 9 de agosto de 1974. “Nuestra larga pesadilla nacional ha terminado”, declaró entonces. Apenas un mes después, Ford decretó el perdón “absoluto” para Nixon, lo que evitó que el ex presidente fuese juzgado por ese caso de espionaje político del Comité Nacional Demócrata.

Nadie duda de que esa decisión, que causó una seria controversia en la época y provocó renuncias de algunos de sus asesores, le costó a Gerald Ford la reelección en los comicios presidenciales de 1976 frente al demócrata Jimmy Carter, ante quien perdió por un escaso margen.

La necesidad de evitar mayores daños a las instituciones democráticas fue el argumento esgrimido por Ford, que tituló su autobiografía, publicada en 1979, como La hora de cicatrizar. Y, a las acusaciones de que hubiera pactado con Nixon el perdón, respondía que la humillación de esa renuncia era, para el ex presidente, “el equivalente a cumplir condena en la cárcel”. Leslie Lynch King, verdadero nombre de Gerald Ford, nació el 14 de julio de 1913 en Omaha, Nebraska, pero apenas dos semanas después se trasladó a Grand Rapids, Michigan, con su madre, que huyó de un desgraciado matrimonio.

El nombre con el que llegó a la Presidencia de E.U., lo heredó de su padrastro, el dueño de una tienda de pinturas de Michigan, con el que su madre se casó tres años después. El ex presidente llegó a conocer a su padre biológico cuando tenía 17 años y trabajaba en un restaurante. Nunca tuvo un buen recuerdo de éste al que sólo volvió a ver una vez más y al que consideraba como una persona negligente.

Ford estudió Derecho, estuvo a punto de morir en la Segunda Guerra Mundial -sirvió en la Marina- y se dedicó a la política. Fue miembro del Congreso desde 1949, para el que fue reelegido en 12 ocasiones, y en 1963 fue nombrado por Lyndon B. Johnson para la Comisión Warren que investigó la muerte de John F. Kennedy. El carácter afable y honesto de Ford ha sido destacado siempre, incluso por sus oponentes políticos, aunque también se le ha achacado falta de liderazgo.

A la sombra del mandato de Nixon, la Presidencia de Gerald Ford tuvo que enfrentarse a las secuelas del conflicto bélico en Vietnam -pese a que se había firmado la paz-, al aumento de la inflación y a un Congreso demócrata cada vez más consciente de sus poderes. Ford utilizó muchas veces su derecho de veto para controlar los gastos del gobierno y buscó rebajar impuestos, desregular empresas y liberalizar los precios de la energía para estimular la producción y contener la inflación y el desempleo. En política exterior, vivió la victoria comunista en Vietnam, después de que el Congreso denegase una petición suya de ayuda económica para Saigón, y el incidente del mercante Mayagüez, en el que murieron 41 norteamericanos en aguas de Camboya.

Los estadounidenses recuerdan siempre a Gerald Ford acompañado de su esposa Elizabeth (Betty) Ann Bloomer, con la que llevaba casado 58 años, desde octubre de 1948, y con la que tuvo cuatro hijos. En los escasos dos años que vivió en la Casa Blanca, desde agosto de 1974 a enero de 1977, Betty Ford se manifestó a favor del aborto, habló del propio cáncer que sufría con valentía y, con aún más coraje, confesó sus problemas con el alcohol y con los analgésicos.

El lamentable deceso, ocurrió en el Centro Médico Eisenhower, en el Rancho Mirage, California, unas 150 millas al Este de Los Ángeles. Descanse en Paz!!!

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux