LOADING

Type to search

IGUALDAD DE SALARIOS

Avatar
Share

La vida definitivamente es linda, pero también es injusta con aquellos que no poseen el poder, el cual siempre estuvo en manos de los hombres.  Fueron los hombres, quienes a través del tiempo y del poder, propusieron y construyeron un mundo de acuerdo a su imagen, necesidades, conveniencias, virtudes y debilidades.

Aunque muchos piensen diferente, el Estado y sus instituciones de poder siguen respirando y exudando energía masculina.

Por su parte, las mujeres siguen batallando, nadando contra la corriente –hay veces sin la vestimenta adecuada— y tratando de recrear una sociedad diferente, más justa y sin desigualdades.

El equipo de futbol soccer femenino de la selección de Estados Unidos está buscando, por medio de mecanismos jurídicos, que las instituciones laborales, especialmente la Federación de Futbol de Estados Unidos, sea más justa en cuestiones de salarios hacia ellas.

La demanda sostiene que, a pesar de que ellas han conseguido más galardones internacionales que el equipo masculino, sus integrantes –individual y colectivamente— son remuneradas con salarios bastante más bajos.

Aunque existen argumentos económicos que justifican las diferencias salariales entre los equipos de la selección femenina y masculina, está claro que existe una clara discriminación de género dentro de la federación norteamericana.

Tanto jugadoras como jugadores desempeñan el mismo trabajo, pero los dos grupos son remunerados de distinta manera.

Sin embargo, el éxito del mensaje de la selección femenina de futbol con relación a la igualdad de salarios tiene que ver con la actual coyuntura política del país y las políticas autoritarias y machistas de la Administración Trump.

El proyecto económico del presente gobierno ha aumentado notoriamente las desigualdades no solamente en términos de género sino también a nivel general.

Desde que Trump llegó a la presidencia, la brecha entre los que “tienen” y los que “no tienen” se ha incrementado negativamente.  El uno por ciento más ricos del país gana 25 veces más que el 99 por ciento de la población.

Por supuesto que comparativamente las mujeres ganan menos que los hombres, a pesar de que son ellas las que cada vez más están colmando las universidades y otros centros de educación superior.  Así como el equipo de futbol femenino, las mujeres son quienes están consiguiendo más éxito a nivel de competencias que los hombres.

Lamentablemente, mientras tengamos una dirigencia política que no le interesa la resolución de problemas sociales del país, difícilmente vamos a poder avanzar hacia adelante y romper con todo tipo de desigualdades.

Necesitamos elegir a más mujeres en las diversas posiciones de poder del Estado para que la estructura política y su gobierno pueda reaccionar de manera más justa, velando los intereses de los menos representados.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com

Previous Article
Next Article

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux