LOADING

Type to search

Jane Goodall

Avatar
Share

La mujer que dedicó su vida al estudio de los chimpancés

 Nació en Londres el 3 de abril de 1934, y creció en la localidad de Bournemouth (Sur de Inglaterra). Al cumplir dos años, su padre le regaló un chimpancé de juguete llamado Jubilee, del que Jane se encariñó desde el primer momento y que en la actualidad, muchos años después, sigue sentado en su casa de Inglaterra. 

A los cuatro años sintió gran curiosidad por saber por dónde salían los huevos de la gallina, lo que la llevó a pasar varias horas ‘investigando’ el asunto en un gallinero. Aunque la desaparición de la niña durante esas horas había alarmado a la familia, que incluso avisó a la policía, su madre, Vanne, consciente de la excitación de la pequeña por el descubrimiento que acababa de hacer, en lugar de castigarla, se sentó a escuchar con paciencia la maravillosa historia de cómopone un huevo una gallina. Desde pequeña tenia curiosidad por la investigación.

 Durante su infancia Jane, leía mucho, y algunas de sus lecturas favoritas fueron libros sobre la vida de los animales, lo que sin duda ayudó a que a los diez años ya soñase con ir a África, vivir entre los animales y escribir sobre ellos. Este sueño acabaría por cumplirse, en gran medida gracias al apoyo de su madre, que, como recordaba la misma Jane, le había enseñado que si de verdad se desea algo, se trabaja duro para conseguirlo, se aprovechan las oportunidades que se presentan y, si uno no se rinde, finalmente se encuentra el camino que permitirá hacer realidad los sueños.

  Cuando cumplió veintitrés años, después de estudiar secretariado y trabajar en una compañía de documentales en Inglaterra, y gracias a la invitación de una amiga para trasladarse a Nairobi, África, pudo viajar, aunque antes de su viaje trabajó muy duro de mesera para poder costear su pasaje.

  En Kenia entró en contacto con el famoso antropólogo Louis Leakey y, aunque no contaba con la formación académica adecuada, tras expresarle su interés por el estudio de los animales, fue contratada como asistente, y viajó con él y su esposa (la arqueóloga Mary Leakey) a la garganta de Olduvai.

  Más tarde, Leakey le ofreció la posibilidad de estudiar los chimpancés en su ambiente natural, en el Parque Nacional de Gombe, en Tanzania. Allí se trasladó en julio de 1960, acompañada durante tres meses por su madre, ante las reservas de las autoridades británicas de dejar que una mujer joven viviese sola con animales salvajes.

  De esta manera se iniciaban sus estudios sobre los chimpancés.  Aunque los comienzos de sus investigaciones fueron duros, debido al rechazo de los chimpancés, poco a poco los animales se fueron acostumbrando a la presencia de Jane y ésta empezó a obtener los primeros resultados. A partir de 1964 formó un equipo con el que pudo procesar toda la información obtenida hasta ahora.

  Haciendo un paréntesis en esta historia, En 1964 se casó con el fotógrafo de la National Geographic Society barón Hugo van Lawick (de quien se divorciaría en 1974), autor de las imágenes más famosas de la antropóloga y con quien en 1967 tendría su único hijo, Hugo Eric Louis, Grub. En 1975 contrajo segundas nupcias con Derek Bryceson, director de los Parques Nacionales de Tanzania.

   Jane trabajó mucho por las investigaciones. En el año 1965 obtuvo el doctorado honorífico en etología por la Universidad de Cambridge (siendo una de las pocas personas que lo ha alcanzado sin acabar la carrera).   Ha sido maestra invitada de varias Universidades y en 1977 fundó el instituto que lleva su nombre, Jane Goodall Institute for Wildlife Research, Education and Conservation, cuyo objetivo es impulsar programas de conservación de la especie y mejora de las condiciones de vida de los chimpancés. En 1987, abandonó la realización de trabajos de campo y se instaló en la localidad de Bornemouth, donde pasa los dos meses al año que reside en Gran Bretaña, ya que, dedica la mayor parte del tiempo, a viajar por todo el mundo dando conferencias en defensa de los animales y de su bienestar.   Asimismo, lucha por conseguir unas mejores condiciones de vida para los primates en los zoológicos de todo el mundo y contra el comercio ilegal y los experimentos con estos animales. Si todo sigue como hasta ahora, afirma, dentro de cien años los grandes primates ya no existirán.

 Los esfuerzos de Jane Goodall están plenamente justificados, ya que las poblaciones de estos primates han descendido de forma alarmante, y continúa el descenso en las últimas décadas. Los cazan para consumir su carne y para usar sus órganos como estimulantes sexuales y en preparados de medicina tradicional. También son capturados para agrandar las colecciones de zoológicos, coleccionistas privados y servir de material vivo para experimentos científicos. Además, el crecimiento de las poblaciones humanas y el aumento de la superficie del territorio destinada a la agricultura suponen una destrucción de su hábitat natural.

  Los trabajos de campo de Jane Goodall han permitido hacer numerosos descubrimientos sobre los chimpancés, y hasta el día de hoy nadie ha aportado más información.  Jane es autora de más de setenta artículos, una decena de películas y numerosos libros, una producción muy extensa y traducida a varios idiomas.

  En 2003 recibió la medalla Benjamin Franklin (Estados Unidos) y el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, concedido por su ‘trascendental aportación científica’, que ha permitido una mejor comprensión de los chimpancés.  También tiene más de veinte doctorados honoríficos por universidades e instituciones de todo el mundo. Sin duda una mujer que ha marcado la diferencia en nuestra historia.  

 

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux