LOADING

Type to search

La Administración Trump planea hacer más difícil el examen para obtener la ciudadanía

Avatar
Share

El Gobierno estudia hacer más largo el examen de naturalización, según un memorando obtenido por CNN.

El Gobierno del todavía presidente, Donald Trump, planea hacer el examen para obtener la ciudadanía estadounidense más difícil, según el borrador de un memorando del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés) obtenido por CNN.

[Estas son las promesas de inmigración de Joe Biden, el nuevo presidente electo]

De acuerdo con este documento, dicha prueba será más larga, y tendrá más preguntas sobre educación cívica (20 en lugar de 10), y se modificará la puntuación (12/20 en lugar de 6/10). Asimismo, los oficiales harán las 20 preguntas, sin importar si la persona solicitante ya alcanzó la puntuación de aprobación.

La prueba tendrá más temas que abordan enmiendas específicas de la Consitución, advirtió la agencia en el memorando y un punto sobre “innovaciones estadounidenses”, así como más preguntas que plantean más “por qué”, aunque no queda claro lo que esto implica.

USCIS se negó a comentar dichos cambios al medio citado. Tampoco aclaró cuándo los pondrá en marcha.

El examen de naturalización es fundamental para aquellas personas que desean obtener la ciudadanía. Por ahora, la prueba está dividida en dos partes: una prueba de inglés y una de educación cívica (historia y Gobierno de Estados Unidos).

“No es algo sin precedentes cambiar las preguntas… lo que me llama la atención es una vez más el deseo de ralentizar el proceso y exigir más a los inmigrantes“, aseguró Aaron Reichlin-Melnick, consejero político del Consejo Estadounidense de Inmigración, un grupo sin ánimo de lucro que defiende los derechos de los inmigrantes.

En el año fiscal 2019, la agencia naturalizó a 834,000 personas, lo que representa un máximo en los últimos 11 años, según la agencia.

Cuando comenzó la pandemia, miles de personas vieron detenidos sus procesos de naturalización. Con el argumento del temor a la propagación del coronavirus, USCIS pospuso las labores hasta junio.

A partir de entonces USCIS improvisó soluciones que permitieron respetar la distancia social, como ceremonias de naturalización abreviadas e incluso dentro de un automóvil (estilo drive-thru). Pero la crisis provocada por las restricciones impuestas por la Administración Trump, pone en riesgo el proceso para nueve millones de extranjeros que esperan convertirse en estadounidenses, según un estudio.

Así, por ejemplo, a principios de julio unas 600 personas hicieron fila en automóviles en un centro comunitario en El Cajón, California, para obtener su certificado. Antes de jurar lealtad ante un oficial de USCIS, tuvieron que declarar si habían tenido síntomas del COVID-19, además de arrestos o multas de tráfico.

El presidente electo Joe Biden ha prometido tomar acciones desde su primer día en la Casa Blanca, para “construir un sistema de inmigración justo y humano”, según su campaña.

Una de sus promesas es defender el proceso de naturalización “abordando la acumulación de solicitudes […] y asegurando que se procesen rápidamente, y rechazando la imposición de tarifas irrazonables”. En septiembre, un juez detuvo un aumento programado de tarifas que casi duplica el costo de la ciudadanía, de 640 a 1,170 dólares.

Con información de CNN.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux