LOADING

Type to search

LA COLUMNA DEL LIC. VIDRIERA

Mario Soto Centeno
Share

Hace dos semanas escribí sobre un consejo de un maestro de literatura que nos decía que  no es bueno decirlo todo, sugerir es el arte…. y terminé el artículo diciendo, “y si no es bueno decirlo todo, a veces ni siquiera insinuar es bueno…  y menos cuando estés tratando con más atarantados que tú…”
No tardó mucho tiempo en aparecer uno.
Los que han tenido a bien leer esta columna que en dos meses, si no se cae antes, estará cumpliendo diez años de publicarse en El Aviso, desde que se llamaba “Voy con mi hacha” hasta ahora que se llama simplemente “La Columna del Lic. Vidriera” y que terminará llamándose muy probablemente La cerca del corral de piedra…  Los que saben cómo se escribe en esta Columna, digo, saben que nunca recomendaría ser hipócritas, por el contrario, siempre se ha tratado aquí a la hipocresía como uno de los vicios más detestables. Por eso me calenté hace un par de semanas cuando un comentarista en Facebook dijo “No estoy de acuerdo con el Lic. Vidriera en que hay que ser hipócritas”  “Juat”?!! pensé yo en mi mal inglés…  y conste que el inglés que pienso es mejor que el inglés que hablo…… Pocas veces se comentan mis escritos y el día que se comentan son malinterpretados, no hay derecho, joven. Señal es de que tengo que refinar mi lenguaje si quiero que se me entienda… porque si este fulano me malinterpretó ¿cuántos y cuántas cosas más que he dicho con buena intención habrán sido mal interpretadas?  Trataré de ser más claro, explícito y entendible, no será fácil, pero es más factible a que algunos malos lectores refinen su entendedera.
¡¿Que yo recomendé ser hipócritas?! Oiga usté. Hasta donde llega un atarantado… Pensé en mi buen español. Lo pensé, pero no lo dije porque mi buena educación humanística que tuve en un seminario no me permite decir chingaderas.
Pero son cosas como esas por las que a veces hasta dan ganas de tirar la toalla y colgar los guantes y dejar las cosas por la paz. Pero siempre hay algún destello de esperanza, de que algo se logrará repicando las campanas de la Verdad, de la Bondad, de la Justicia, la Hermandad, la Paz. … La esperanza de que son más los que entienden el significado profundo de lo que se dice con buena intención, que los que se van con la finta de la expresión ligera que solo tiene como fin amenizar la lectura.
Se anuncian cambios en esta Revista a partir de julio. Si no entendí mal, un
cambio sería hacer los artículos más cortos. Desde hace meses se recortó el de Plantas que curan, ahora le toca el recorte a esta Columna. Y para que se note más el cambió, volverá a su nombre original de VOY CON MI HACHA a ver si así me respetan o me tienen miedo.

Salud y Saludos.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux