LOADING

Type to search

La Columna del Lic. Vidriera 9-2013

Avatar
Share

Pensar es verbo activo, lo que significa que si se piensa, se piensa algo; si te preguntan qué estás pesando no puedes contestar “nada”, debes de contestar no estoy pensando, porque si piensas, a fortiori… que en latín se dice a producto de gallina, tienes que estar pensando algo. Si te ven pensativo es porque estás absorto, meditando en alguna cosa, embelesado en alguna idea o pensamiento…, si no estás haciendo eso y estás con la vista vaga es que estás ido de la mente… “lelo”… con calma y verás que tengo razón…

  Pensar viene del latín pensare,  que significa pesar, estimar, hacer juicio, imaginar, considerar o discurrir. También se dice reflexionar como una forma de pensar, examinar con cuidado alguna cosa para formar un dictamen.

  El pensar es cosa seria, al grado de que unos tienen miedo de que la gente piense y otros tenemos miedo de pensar… y nadie piensa…    Alguna vez te dije que deberíamos de pensar a lo bello, lo bueno, lo verdadero, pero también te dije, y no hiciste caso, que era importante dejar de tener miedo. El miedo es la causa de muchos… casi de todos los daños que sufrimos como individuos y como sociedad.

  Si te digo que la gente tiene miedo pensar, no me la vas a creer, pero es cierto y voy a ver si logro convencerte… de que pierdas el miedo.

  El miedo es una emoción primaria, la más antigua de la humanidad, la traemos desde que éramos animales y los animales bien que sienten el miedo. Es la aversión al peligro real o imaginario, presente o futuro; es el temor al riesgo a la amenaza, al cambio… y hasta miedo al miedo.  ¿Pero miedo a pensar? ¿Por qué? Por un lado porque aquellos a los que nos les conviene que la gente piense nos han infundido miedo a pensar. De la misma manera que nos enseñaron a tenerle miedo al diablo y miedo a Dios… ¿dime si no es una bonita tarugada tenerle miedo a Dios? ¿Pos qué acaso es un monstruo para que le tengamos miedo? Para eso se nos dijo hace años que la palabra de dios no cualquiera la podría entender… ¿Pos de qué dios me estás hablando que no se sabe comunicar con sus creaturas?

… ¿Ya más o menos vas agarrando la honda del porqué no quieren que piense la gente?  Si la ovejas piensan, problemas para el pastor, si los obreros piensan problemas para el patrón, si… Pensar es entrar por un camino que no sabes a dónde te va a llevar, pero que te va a llevar a alguna parte, te va a sacar de tu pasivismo, de tu inercia, y el pensar casi siempre te va a llevar a comprometerte con lo que el pensar te va descubriendo, y muchos le tienen miedo al compromiso, de la misma manera que muchos tienen miedo hacer que la gente piense, miedo a promover el pensamiento,  porque es bien claro en la historia que el que se mete de redentor sale crucificado…  no falla.

  Sócrates (470-399 aC) empezó a enseñar a la gente a pensar. Su método era sencillo, mayéutica le llamaban, que quiere decir ayudar a dar a luz y consistía en hacer preguntas a la gente; pregunta tras pregunta, tras pregunta y la gente sola con sus respuestas iba descubriendo la verdad, la luz. Y por supuesto, que la verdad que descubrían no era lo que vivían, y se daban cuenta que las instituciones que gobernaban su vivir no estaban fundadas en verdades, sino en mentiras y simplemente, las instituciones acusaron a Sócrates de envenenar a la juventud con ideas contrarias a… las “sacras” instituciones y a los dioses y le dieron matarile… por vía del envenenamiento con cicuta que es una planta de la que algún día hablaremos aquí en el Aviso en plantas medicinales, (muy buena medicina para matar el pensamiento). Sus amigos querían que escapara, pero él aceptó la muerte para que quedara constancia en la historia de la injusticia de la mentira y de que había que luchar hasta la muerte por la verdad…

  Muchos aprendieron la lección y se callaron la boca y muchos dejaron de pensar y muchos dejaron de enseñar y los que enseñaron se cuidaron de darle su lugar a las instituciones, aunque fueran contra la verdad… Pero ha habido muchos a lo largo de la historia de la humanidad que han mantenido la lucha, que han tenido el valor, y así hubo un Jesús de Nazaret que se puso contra la religión establecida. Éste no hacía muchas preguntas, enseñó con ejemplos, con parábolas. La gente era menos filosófica que en los tiempos del chato Sócrates. Jesús fue más directo contra las instituciones, llamó hipócrita, sepulcros blanqueados a los sumos sacerdotes de la religión, por eso no llegó a viejo, como Sócrates, se lo escabecharon más pronto.

  Y por eso la gente le tiene miedo a la cicuta y a la crucifixión; por eso la gente le tiene miedo a pensar, por eso le tenemos miedo a descubrir la verdad, porque la verdad compromete… Por eso hasta los filósofos se han ido acabando, hoy la juventud no recibe la sabiduría de sabios como Sócrates, ni de maestros como Jesús el Nazareno, sino de raperos y  rocanroleros, esos son sus maestros… y yo, que cargo con el peso de orientar y guiar a las multitudes lectoras de El Aviso… (¡Ándale sonso para que te acrucifixen o acicuten!) 

  ¿Será que los grandes maestros no eran tan grandes y sus grandes enseñanzas no alcanzaron a convencer a las masas, o será que las enseñanzas de los grandes no se trasmitieron nunca a las masas? Será la aurora, será el sereno, pero necesitamos pensar, reflexionar, para salir del atolladero en que nos hemos metido…

           Salud y saludos… licvidriera@aol.com  

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux