LOADING

Type to search

La mujer de blanco

Avatar
Share

Bueno, ésta es una historia verídica del año 1970 más o menos. Había una mujer a la que llamaremos Julia. Ella era una muchacha muy bonita, con su cabello negro y largo y tenía sus ojos grandes y expr

Bueno, ésta es una historia verídica del año 1970 más o menos. Había una mujer a la que llamaremos Julia. Ella era una muchacha muy bonita, con su cabello negro y largo y tenía sus ojos grandes y expresivos. La gente del lugar tenía una creencia muy peculiar. Decían que “cuando una mujer se viste de blanco y se encuentra con un muchacho vestido de negro y bailan, huele a boda y se casan”. Así que Julia le dijo a su abuela que le hiciera un vestido blanco y que el primer joven que encontrara vestido de negro, con él se casaría.

En ese tiempo hubo un baile anual muy conocido en aquella ciudad en un parque llamado La Pérgola, dentro del mismo hay unas escaleras muy pesadas y un cerro al que llaman “el cerro de la memoria”. Julia vivía cerca de allí, pero también cerca hay un cementerio que la verdad, da miedo hasta al más pintado. Dentro de La Pérgola están las escaleras antes señaladas y subiéndolas hay una pista de baile pintada de color azul, allí tocaban bandas y se llenaba tanto, que hasta parecía un hormiguero. La joven deseaba ir al baile, pero fue invitada al cumpleaños de una amiga y la fiesta era en una colonia en las afueras de la ciudad. Al regresar de aquel festejo Julia y sus amigas tuvieron un accidente, todas estaban malheridas pero Julia falleció en ese entonces, tenía sólo 18 años.

Pasaron tres años y el baile en La Pérgola seguía realizándose puntualmente. La mamá de Julia siempre le hacía una misa en la fecha de su muerte, pero ese día no lo hizo. Ya tarde, como a las nueve de la noche, Julia salió del cementerio con el vestido blanco que llevaba cuando falleció. Unos muchachos la vieron pasar, les gustó y la siguieron; le decían piropos porque era bonita, muy bonita. La muchacha subió las anchas escaleras ya que la pista de baile estaba en lo alto, como a la mitad del cerro. Julia entró al lugar, como flotando, todos la miraban con gran sorpresa como si jamás hubieran visto una chica tan bella. Llamó la atención de todos los jóvenes presentes, y muchos la invitaban a bailar pero ella se negaba. Un poco más tarde entró un joven vestido de color negro, Julia y él se vieron, la chica le interesó y la invitó a bailar, y ella entonces sí, con agrado aceptó.

Bailaron toda la noche mientras que los demás los veían, el muchacho estaba cautivado con la belleza de Julia y hasta se olvidó de sus amigos. Él le tocó los brazos y se dio cuenta que estaba muy fría. Cuando acabó el baile, se ofreció a llevarla a su casa y ella aceptó. El joven le preguntó si tenía frío y como ella dijera que sí, se quitó su saco y lo colocó sobre los hombros de la joven y la acompañó hasta su casa. Ya en la puerta, Julia le dijo al joven que pasara al día siguiente por su saco, él se despidió y esperó hasta que vio que ella entraba en la casa.

La mañana siguiente era domingo y la mamá de Julia (a quien llamaremos Teresa) acostumbraba hacer el desayuno tarde, como a las 11:00 a.m. En eso llegó el joven y la señora abrió la puerta, él le preguntó por una muchacha que por cierto nunca le dijo su nombre, entonces Teresa le contestó que se había equivocado de casa, que tal vez era en la casa de enfrente donde había una chica muy bonita. El muchacho le respondió que no, que él había esperado hasta que la vio entrar en la casa. Molesta porque creía que se trataba de una broma y al ver al joven tan insistente, la señora lo invitó a pasar a su hogar. Él le describió cómo era la joven con la que había bailado toda la noche. Entonces Teresa le dijo:

– Mire, joven, yo tenía una hija, pero ella murió hace cosa de tres años en un accidente. El joven, entre molesto y sorprendido se negó a creer aquello y le indicó a la señora que eso era imposible, ya que él había bailado con ella la noche anterior y la había acompañado hasta la puerta de esa casa.

Teresa fue en busca de una foto de su hija y se la mostró al muchacho. Él se puso nervioso porque la chica de la foto era la misma de la noche anterior, no obstante dudaba que estuviera muerta y porque además le había prestado su saco. Ya un poco exasperada, la mamá de Julia le dijo al joven: “Vamos al cementerio, en la cruz verás el nombre de mi hija y la fecha en que murió”

Caminaron hasta el cementerio, entraron, y al llegar frente a una tumba, ella trémula dijo:

-Aquí es, esta es la tumba de mi hija. El joven se puso como loco al ver su saco colgado en aquella tumba. Se cuenta que después que se enteró que había bailado toda la noche con una muerta, el joven perdió la razón y no se supo más de él…

Han pasado casi 40 años de aquellos extraños acontecimientos y nadie sabe qué pasó con aquel joven, quien ahora tendría alrededor de 60. Puede usted creer o no, pero esta es una historia acontecida en Los Mochis, Sinaloa, Mex. y según dicen, aún hay gente con vida que jura que vio bailar a la joven muerta.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux